Guatemala conmemora 76 años de su Revolución con la mira en la justicia

Guatemala, 20 oct (EFE).- Cientos de guatemaltecos conmemoraron este martes el 76 aniversario de la Revolución de 1944, recordada como la "primavera democrática" con una marcha en el centro histórico de la capital del país y una manifestación a favor de unas elecciones limpias en las cortes de justicia.

El color rojo en banderas, mascarillas y playeras predominó durante la jornada, en la que participaron organizaciones sociales como el Comité de Unidad Campesina, la Asamblea Social y Popular, Justicia Ya (surgida en las manifestaciones anticorrupción de 2015) o la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) de la Universidad de San Carlos (Usac, pública autónoma).

Esta última entidad académica rindió homenaje y tributo a su exsecretario general Oliverio Castañeda de León, asesinado por el Estado guatemalteco un día como este pero de 1978 a unos pasos de la Plaza de la Constitución, en una de las paradas obligatorias que cada año realiza la manifestación revolucionaria.

El principal clamor de la población que acudió a conmemorar la gesta del 20 de octubre de 1944 fue la defensa de las cortes: la Suprema de Justicia y la Constitucional (el máximo tribunal), enfrascadas desde octubre del año pasado en un lío por la sucesión del poder judicial.

"Cortes, no mafias", "caminamos por la democracia y la justicia", "cortes para la justicia y no para la impunidad", fueron algunas de las consignas leídas en carteles y mantas que mostraron los participantes.

La elección de los 13 magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de los magistrados de las Cortes de Apelaciones y más de 200 jueces del Organismo Judicial ha quedado en vilo desde que la sociedad civil y la Procuraduría de los Derechos Humanos interpusieran un amparo para evitar que concluyera un proceso que, a su juicio, estaba lleno de irregularidades.

La Corte de Constitucionalidad validó dicho extremo y mandó a repetir el proceso, hasta que en febrero pasado, cuando de nuevo se había avanzado a la elección de los jueces, la Fiscalía interrumpió el desarrollo de esta al presentar evidencia de la probable interferencia de actores vinculados a casos de corrupción que ejercían influencia sobre comisionados de la postuladora, diputados y otros protagonistas del sistema judicial.

La marcha se originó en la Plaza de los Derechos Humanos, en el edificio de la Corte Suprema de Justicia y avanzó hacia la sede de la Municipalidad de Guatemala. Unos manifestantes aprovecharon el momento para pintar la efigie del exalcalde y expresidente Álvaro Arzú Irigoyen (1996-2000), sobre quien dibujaron la figura de Monseñor Juan Gerardi, asesinado durante el período de Gobierno del exmandatario luego de haber presentado un informe sobre las violaciones a los derechos humanos en el conflicto armado (1960-1996).

La guerra entre el Ejército y la guerrilla comenzó luego del derrocamiento de Jacobo Árbenz, uno de los militares que había encabezado la Revolución de 1944 y que presidió al país centroamericano entre 1951 y 1954, tras el período de Gobierno de su predecesor Juan José Arévalo (1945-1951), primer presidente revolucionario.

Árbenz fue objeto de un golpe de Estado tramado por la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU., por sus sospechas de que el exmandatario guatemalteco implementara un Estado socialista, principalmente después de haber comenzado un proceso de Reforma Agraria y de confrontación con la principal compañía frutera estadounidense.

La Revolución del 20 de octubre de 1944 puso fin a casi medio siglo de dictaduras de Manuel Estrada Cabrera (22 años en la Presidencia) y de Jorge Ubico (14) y significó varias conquistas, entre ellas el seguro social, el voto de las mujeres y de los analfabetas, reformas educativas y la autonomía de Usac.

También, el derecho a los sindicatos, huelgas y paros, la indemnización laboral por despido si causa justificada y el reconocimiento a la propiedad privada, que aún siguen vigentes.

(c) Agencia EFE