Esta tipografía ayuda a recordar mejor lo que leemos

Ya está aquí la próxima aliada de los estudiantes, la Sans Forgetica. Un grupo de investigadores del Instituto Real de Tecnología de Melbourne ha creado esta tipografía especialmente diseñada para ser recordada. La clave está en su legibilidad. O más bien en la falta de ella. Las letras están ligeramente inclinadas y su trazo interrumpido. De esta manera, al lector le cuesta más leer el texto y pone mayor atención para comprenderlo.

Las tipografías más utilizadas para escribir a ordenador suelen ser de palo seco, es decir, sin remates en los extremos, rectas y simétricas para facilitar su legibilidad en las pantallas. Entre las preferidas de los usuarios está la Times New Roman, la Calibri, la Arial o la Verdana. Sin embargo, son tan fáciles de leer que a veces nuestro cerebro se acomoda y la lectura tiende a ser pasiva.

Para memorizar un texto, es deseable que su tipografía tenga alguna complicación. Por eso, los defectos de diseño de la Sans Forgetica han sido buscados intencionadamente en base a varios principios psicológicos. Se ha comprobado que si el texto se lee con cierta dificultad su procesamiento es más concienzudo. En último término, aunque nos pueda llevar más tiempo desentrañar el mensaje de un texto con la tipografía Sans Forgetica, la retención de la información será más efectiva.

Sus creadores la han dejado a disposición del usuario en la web del Instituto Real de Tecnología de Melbourne. También existe una extensión para Google Chrome que transforma las tipografías de Internet en la Sans Forgetica.