Esta botella de Fairy puede llevar más de 50 años en el mar

El hallazgo de una botella de plástico de Fairy de hace 50 años en el mar nos recuerda lo mucho que tarda en destruirse el plástico. Es un ejemplo ideal del poder y longevidad de la contaminación provocada por el hombre.

La botella fue encontrada en una playa del Reino Unido por un miembro de la guardia costera de Burnham, quien comentó estar sorprendido por la cantidad de basura que había llegado hasta la playa. Casi 400 toneladas de cosas variadas fueron arrastradas por la marea hasta la costa hace dos días. La mayor parte de los escombros eran desechos naturales como madera y algas, lo que es un alivio para el medioambiente porque es biodegrable y sirve de alimento para algunas especies marinas.

Sin embargo, preocupan los restos no naturales, los que fabricamos los humanos ya que los plásticos, por ejemplo, pueden tardar en descomponerse hasta 450 años. Por eso, es posible que aparezcan en cualquier rincón del mundo, incluso a 10.000 metros de profundidad.

La botella de Fairy en cuestión se fabricó como muy tarde en 1971, fecha en que la libra esterlina pasó a ser decimal. Se conoce este dato porque en la etiqueta se hace alusión al antiguo sistema de subdivisiones de la moneda en chelines y peniques. De ahí que se le calcule a la botella al menos 47 años, aunque es posible que tenga más.