Escribe un email a 246 chicas para encontrar a la que conoció la noche anterior

Carlos Zetina quería desesperadamente dar con la chica que había conocido en el bar del campus de la universidad de Calgary, en Canadá. Sabía que era una estudiante de intercambio de Holanda, que se llamaba Nicole y que pensaba que Nietzsche era deprimente.

Se le ocurrió que era buena idea escribir un email a todas las Nicoles, Nicolettes y Nickies de la universidad: estudiantes, profesoras y personal del campus. En total, 246 correos a la atención de todas las mujeres que compartían nombre.

En su mensaje escribió: “Si no encajas con la descripción ignora este email, y si eres a quien busco y no quieres hablar conmigo está bien también. Si tu nombre es Nicole, eres de Holanda y piensas que Nietzsche es deprimente, entonces escríbeme. Soy Carlos, el chico que os llevó anoche a casa a ti y a tu amiga”

Aunque el correo no llegó a la “verdadera” Nicole, sirvió para crear una importante red de Nicoles en la universidad de Calgary. Crearon un grupo de investigación en Facebook y empezaron a reunirse en un pub. Con el tiempo, una de ellas agregó a una tal Nicole Toetenel al grupo, que reconoció ser la chica que buscaba Carlos. Explicó que cuando se conocieron aún no se había memorizado su número de teléfono canadiense y no tenía email de la universidad.

Finalmente, Carlos y Nicole consiguieron reencontrarse. Sin embargo, el desenlace no es exactamente como Carlos se esperaba: en las próximas citas se verán solo como amigos.