Un empleado de una funeraria interrumpe una ceremonia para exigir a los familiares el cumplimento de las medidas anticovid

Los empleados del crematorio Crownhill Crematorium de la localidad de Milton Keynes, en el reino Unido, han llevado a rajatabla el cumplimiento de las medidas anticovid durante un funeral en sus instalaciones al llamar la atención a los miembros de una familia por estar demasiado juntos durante la ceremonia. En unas imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del centro y difundidas a través de las redes sociales, se puede observar a una docena de personas sentadas en una sala a dos metros de distancia las unas de las otras. Los asistentes escuchan atentamente las palabras de la persona que oficia el acto fúnebre y, en un momento dado, dos de ellos se levantan y se acercan a una mujer que llora desconsolada para arroparla. Pero justo en ese instante, aparece un hombre que se dirige a ellos agitando los brazos y pidiéndoles que se separen. Se trataba de los dos hijos del difunto que no pudieron reprimirse al observar el llanto de su madre y decidieron acercar sus sillas para estar junto a ella en un momento tan duro. Lo que no esperaban era que el trabajador de la funeraria no pasase por alto ese gesto y les obligase a mantener la distancia y a volver a sus puestos. “Lo siento, lo siento, tenéis que volver a poner la sillas donde estaban, me temo”, les dijo el empleado de la funeraria. “No podéis mover la sillas, tal y como como les dijeron”, añadió. La normativa actual sobre medidas de protección anticovid en el Reino Unido permite hasta 30 asistentes a un funeral siempre que mantengan la distancia de seguridad entre ellos. Los dos hermanos aseguraron estar absolutamente desolados por la reacción del trabajador, que llegaron a calificar de agresiva. Las redes sociales se han volcado con la familia al considerar que este reaccionó con muy poco tacto. Desde la funeraria han lamentado el incidente y han pedido disculpas a los familiares por la actitud de su empleado.