El vídeo de la broma de un difunto a las personas que asistieron a su funeral

El humor es uno de los recursos que utilizan muchas personas para sobrellevar las situaciones más difíciles. Suele ayudar a cambiar el estado de ánimo y, en la mayoría de los casos, convierte la tristeza en alegría.

Pues bien, sentido del humor es lo que tenía, precisamente, Shay Bradley, un veterano escocés de las Fuerzas Armadas que falleció de cáncer la semana pasada y que recibió sepultura el martes 8 de octubre.

Lo que no imaginaban los asistentes al funeral es que su viejo amigo Shay se llevaría el sentido del humor, literalmente, hasta la tumba. Pero así fue, el difunto gastó una broma a sus amigos y allegados en un día, a priori, tan triste.

Durante el sepelio, su hija Andrea trasladó a los asistentes la última petición de su progenitor que consistía en reproducir el himno escocés como despedida. Y así lo hizo, pero mientras sonaba la melodía irrumpe la voz de Shay diciendo hola y pidiendo a gritos que le dejen salir.

“Dónde diablos estoy? Dejadme salir. Esto está oscureciendo”, decía la voz del difunto. A continuación sonaban una serie de golpes como si el hombre tratase de abrir el ataúd y añadía: “Hola, hola. Dejadme salir, hombre”.

Era una broma que Bradley grabó un año antes de su muerte y que pidió a su hija que reprodujese el día de su funeral. El montaje cambió el estado de ánimo de los presentes y las lágrimas y los llantos se convirtieron en carcajadas.

La propia Andrea publicó la historia en su perfil de Facebook asegurando que su padre quería hacerlos reír cuando estuviesen realmente tristes.