Dime cómo te llamas y te diré cómo eres

El nombre que le ponemos a nuestros hijos es una elección vital: es el primer “regalo” que les hacemos y, según revelan los expertos, es también determinante para el desarrollo de su personalidad. Porque no es lo mismo llamarse Alejandro que Raimundo, o Ana que Nicolasa.