Creyó que Dios le protegería pero la serpiente casi acaba con su vida

Un pastor estuvo en coma y a punto de morir después del ataque de una serpiente de cascabel durante un sermón. Cody Coots cuenta con una congregación de feligreses en Middlesboro, Kentucky, y quiso probar a sus fieles que la fuerza de Dios y Jesucristo le protegerían en cualquier situación, incluso en el caso de tener entre sus manos a un reptil tan venenoso.

Las imágenes de ‘bTV’ son espeluznantes y muestran a Coots dirigiéndose a su audiencia con entusiasmo. En un momento dado, el pastor agarró a la serpiente y la manipuló a su antojo. Llegó incluso a ponérsela en el cuello mientras realizaba una especie de danza. Micrófono en mano, expresó su convencimiento de que estaría protegido por la divinidad del ataque de la cascabel. Pero entonces, ésta le mordió en la oreja.

Su iglesia defiende un párrafo de la Biblia de manera literal. Aparece en Marcos 16:18, y reza lo siguiente:

“Tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”.

Esta interpretación literal del versículo provocó que miembros de la congregación se jacten de a cuántas mordeduras de serpiente sobrevivieron. El propio Coots recibió durante su vida seis de ellas y su padre falleció en 2014 por el ataque de otra serpiente.

Coots recibió el mordisco en el lado derecho de su rostro, cerca de su oreja y a punto estuvo el animal de conectar con la arteria temporal, la cual se encuentra en el cuello. Segundos después del incidente, el pastor trató de continuar con el sermón, pero poco a poco el veneno fue haciendo efecto y su fuerza decayó. Su rostro comenzó a hincharse y tuvo que ser trasladado a un hospital, donde estuvo en coma varios días. Antes del traslado, Coots pidió ser llevado “a la cima de la montaña para que Dios juzgue si debe vivir o morir”.

Afortunadamente uno de los feligreses vio la luz y llevó al pastor al hospital para que fuera atendido de urgencia. Allí le dijeron que podría haber fallecido de manera casi instantánea en caso de que los dientes del reptil hubieran mordido unos centímetros más abajo. Cuando Coots recuperó la conciencia, dejó claro que no cambiará su manera de llevar a cabo los sermones.

“Estas serpientes son parte de la Biblia y pondré eso por delante de cualquiera. Si no creciste aquí pensarás que estamos loco. Vi a muchas personas que fueron mordidas, les vi sufrir y estar muy cerca de la muerte. Pero creo que si te muerde y sufres es porque hay algo que hiciste mal, o no hiciste caso a Dios”, afirmó.