Consiguieron hackear la base de datos de un hotel por el termómetro de una pecera

Cada vez estamos más conectados a internet y no somos conscientes de que cada aparato conectado a la red que incluimos en nuestra vida da vía libre para que seamos hackeados. Los piratas informáticos están encontrando puertas traseras para conseguir acceder a bases de datos desde los aparatos más insospechados. Así lo confirman los datos de la empresa inglesa de ciberseguridad DarkTrace.

Desde esta empresa se pone el ejemplo del caso de un casino que fue asaltado usando el termómetro de una gran pecera que tenían en su recepción. El dispositivo estaba conectado a internet para poder controlar la temperatura del agua y eso fue suficiente para que los hackers accedieran a la base de datos del hotel.

El problema está en que muchos aparatos que nos rodean y están conectados a la red, no tienen tanta seguridad como un ordenador o, en el caso de particulares, no establecemos contraseñas de acceso, por lo que nos convertimos en un objetivo muy vulnerable. Desde neveras, aparatos de aire acondicionado, todo puede ser una puerta para los hackers.

Esta forma de asalto cibernético es un problema creciente y que debe ser tenida en cuenta por las empresas. Por ejemplo, un banco que tenga grandes medidas de seguridad, y que no atienda a que sus cámaras están conectadas a la red y pueden ser la vía de entrada a los hackers está poniendo en peligro sus datos. Es de esperar que en unos años se establezcan medidas de seguridad estándar para todos los dispositivos conectados a internet.