Con diez años es una programadora cotizada por los grandes de Silicon Valley

Con solo diez años Samaira Mehta se ha convertido en una de las programadoras más codiciadas por grandes empresas como Google o Microsoft. En Silicon Valley el talento joven, en este caso infantil, se cotiza al alza. Samaira comenzó a hacer código por casualidad, su padre es ingeniero informático en Intel y Oracle. Le encantó, por lo que decidió a ayudar a otros niños a aprender. Para ello creó el juego Coder Bunnyz, que ha sido todo un éxito.

Inventó está manera lúdica de aprender código con ocho años e incluso ganó un reconocimiento a su iniciativa de la industria informática. Además, comenzó a captar la atención de grandes compañías, como Cartoon Network que buscaba a niñas con habilidades especiales para inspirar a otras pequeñas.

Al comenzar a salir hablando de su historia en el canal infantil su juego empezó a venderse en Amazon. Eso le abrió la puerta a dar charlas inspiradoras y presentar el mundo de la programación a otros niños. Ese potencial ha hecho que Google se haya puesto en contacto con ella para ofrecerle un puesto en cuanto termine la universidad. También Microsoft ha aparecido en la ecuación y ha comenzado a subvencionar alguno de sus talleres.

Pero además Samaira ha decidido que los ingresos de su juego sean destinados a la creación de nuevos proyectos y a la ONG Path que ayuda a las personas sin hogar.