¿Cómo evitar los piojos en la vuelta al cole?

Uno de los mayores temores de la vuelta al cole para niños y padres son los molestos piojos. Estos parásitos campan a sus anchas por las cabezas de los más pequeños durante la época escolar y pueden llegar a convertirse en una auténtica pesadilla por su resistencia.

Los piojos y liendres afectan principalmente a niños de entre 3 y 11 años de edad porque el contacto del cuero cabelludo entre menores es muy habitual cuando comparten juegos y actividades.

Los piojos son pequeños seres que viven en la cabeza de las personas y necesitan de la sangre humana para sobrevivir. Normalmente se encuentran en el pelo o cerca de él, ya sea en el cuello o detrás de las orejas.

Cuando hablamos de pediculosis, hablamos de una infestación por piojos. Estos parásitos se contagian con mucha facilidad y se reproducen muy deprisa y, aunque no viven más de un mes, en un breve espacio de tiempo pueden poner muchos huevos.

Los piojos no saltan ni vuelan sino que se arrastran por lo que el contagio se produce a través del contacto entre dos o más personas. En algunas ocasiones se pueden contagiar al compartir objetos como sombreros o cepillos y, en ningún caso, el contagio se produce por el contacto con los animales.

La mejor manera de prevenirlos es evitar que los niños compartan objetos personales, revisar su cabellera con frecuencia, lavar los objetos que estén en contacto con el pelo con agua caliente, ya que los piojos y liendres mueren a temperatura de más de 40 grados. Otra medida eficaz es secar el pelo con un secador.

Los remedios naturales como el vinagre, el geranio, la lavanda o el eucalipto también ayudan en la lucha contra estos pequeños seres. También hay compuestos farmacéuticos o repelentes que ayudan a combatirlos.

Los piojos no suponen ningún riesgo para la salud pero pueden llegar a ser muy molestos, por lo que lo mejor es actuar con rapidez y eliminarlos tan rápido como sea posible a través de algún tratamiento contra la pediculosis.

Para combatirlos, también es importante informar en la escuela de la aparición de cualquier avistamiento. Aislar los objetos que hayan estado en contacto con el cuero cabelludo de algún afectado también ayudará a eliminarlos porque no pueden estar más de 48 horas sin alimentarse. También es importante lavar la ropa a altas temperaturas y revisar las cabezas de toda la familia.