Al menos 12 personas han sido asesinadas en este bar de California

Borderline Bar & Grill, un local situado a las afueras de Los Ángeles, California, ha sido el escenario del último tiroteo masivo en los Estados Unidos. Es un bar de estilo americano, con mesas de billar, bailes dirigidos en grupo, dardos y música country.

El vídeo promocional del establecimiento muestra el ambiente habitual en su interior.

Un hombre alto y cubierto con una capucha negra según los testigos irrumpió en este bar hacia las once y media de la noche y disparó indiscriminadamente a la multitud allí congregada. Primero mató al vigilante de la puerta y después abrió fuego de manera aleatoria. Murieron al menos 12 personas y una veintena resultó herida. El autor del crimen también fue hallado muerto. La policía investiga actualmente qué lo llevó a cometer este horrible acto.

Tampoco ha transcendido la identidad ni la edad de las víctimas, pero se prevé que sean muy jóvenes puesto que en el momento del ataque se celebraba en el local una fiesta universitaria.

Se trata de la segunda matanza masiva en dos semanas en Estados Unidos.

La población está conmocionada con lo sucedido.