Video: el momento en que un taxista atropella a un grupo de manifestantes en Hong Kong

LA NACION

HONG KONG (AFP).- Ayer las protestas en Hong Kong alcanzaron un nuevo nivel de violencia que se vio reflejado en un video. Allí se ve una camioneta pequeña que funciona como taxi y cuyo conductor, rodeado de jóvenes que se manifiestan, decide avanzar pese a la gente y atropellar a varias personas.

Las imágenes, que se viralizaron en las redes sociales, luego muestran al supuesto chofer de este vehículo mientras es brutalmente agredido por varias personas que estaban en la marcha, de acuerdo con lo publicado por la cadena de noticias CNN.

Desde que comenzaron las protestas en la ciudad, dependiente de China, desde hace 18 semanas, las protestas fueron creciendo tanto en cantidad de participantes como en agresiones. Ayer se registraron nuevos actos de violencia, después de que miles de manifestantes prodemocracia desafiaran la prohibición de protestar con la cara tapada, en unas marchas marcadas por los enfrentamientos con la Policía y los actos vandálicos.

Los manifestantes se concentraron en los barrios del centro de la isla de Hong Kong y, del otro lado de la bahía, en la península de Kowloon, pese a la fuerte lluvia y a que buena parte de las estaciones de metro estuvieran cerradas. Todos protestaban contra el recurso, por parte del Gobierno, a una ley de emergencia para prohibir el uso de máscaras en las concentraciones públicas.

La Policía recurrió a los gases lacrimógenos para dispersar a la multitud, al tiempo que estallaban nuevos altercados entre los agentes y los manifestantes, que intentaban levantar barricadas. Algunos manifestantes vandalizaron oficinas gubernamentales vecinas, así como sucursales de numerosos bancos chinos y estaciones de metro.

Por la noche, se izó una bandera de advertencia en el techo de un cuartel del Ejército Popular de Liberación, contra el que algunos manifestantes apuntaron con rayos láser.

Desde hace cuatro meses, Hong Kong atraviesa su peor crisis política desde la retrocesión a China por parte de Londres, con manifestaciones casi diarias para denunciar una pérdida de libertades y la creciente influencia del gobierno chino en los asuntos de esa región semiautónoma, y también para exigir reformas democráticas.

La ley de emergencia a la que se recurrió el viernes data de 1922, cuando Hong Kong era una colonia británica, y no había sido utilizada desde 1967. El texto autoriza al ejecutivo a tomar "cualquier medida", sin que sea necesario el permiso de los legisladores, en el caso de que se produzca una situación de emergencia o de peligro para la población.

La ola de protestas empezó en junio contra un proyecto de ley que buscaba autorizar las extradiciones a China continental. El texto fue abandonado a principios de septiembre, pero los manifestantes, que entretanto aumentaron sus reclamos, siguieron adelante con la movilización.