Video: un profesor fue violentamente asaltado mientras daba una clase por Zoom

LA NACION
·2  min de lectura

Mario Cándido Santos es profesor de contabilidad en una universidad de San Pablo, en Brasil. Como muchos, en medio de la pandemia de coronavirus comenzó a enseñar a distancia a través de videollamadas. Pero jamás imaginó que sería víctima de un robo en plena clase y ante la atenta mirada de sus alumnos.

Desde la comodidad de su casa, Santos comentaba en un clase vía Zoom las características de algunos bienes y recursos. Fue entonces cuando un grupo de delincuentes lo sorprendió en un violento asalto.

Videollamada: la divertida reacción de un maestro cuando ve a su alumno tomar clases acostado y envuelto en mantas

Como puede verse en la grabación difundida por las redes sociales, uno de los ladrones lo toma del cuello y le cubre la boca con la mano para que no grite. Además, en todo momento lo llaman por su nombre, una señal de que conocían los movimientos de la casa. "¿Dónde esta la valija con el dinero?", le preguntan. Mientras Santos les dice que no la tiene, los intrusos lo despojan de sus pertenencias: billetera, reloj, celular.

Brasil: un profesor fue asaltado mientras daba clase por Zoom - Fuente: TwitterEl terrorífico momento en el que un grupo de delincuentes sorprende y maniata a Santos. Crédito: Twitter

La hija del profesor, embarazada de ocho meses, también se encontraba en el lugar y fue reducida junto a él.

Los delincuentes nunca se percataron de que la fatídica escena estaba siendo transmitida en vivo a través de la videollamada. Como publica el diario paulista Folha, uno de los alumnos dio aviso a la policía.

Al llegar a la casa de Santos, la policía detuvo a un joven de 16 años que estaba en la puerta y a otros cuatro hombres -dos de ellos de 16, uno de 18 y otro de 21- cuando intentaban escapar por la medianera.

Una maestra no cerró el micrófono y sus alumnos escucharon cuando les decía "burros"

Gracias a los rápidos reflejos de los estudiantes y a la actuación de la policía, Santos pudo recuperar dos celulares, dos relojes, su cinturón, un par de anteojos de sol y cerca de 300 reales. Por su parte, su hija debió ser hospitalizada tras sufrir contracciones luego del tenso momento. Afortunadamente, la mujer fue dada de alta a las pocas horas.