Video: así se fueron los mapuches tras tomar una parroquia de El Bolsón

LA NACION
·2  min de lectura

Este viernes por la mañana,un grupo de mapuches tomó una iglesia en la localidad de El Bolsón, en Río Negro. Durante una hora, las 12 personas que entraron por la fuerza retuvieron a un cura y golpearon a otro. Después de la liberación, los ocupantes se retiraron y, ahora, un video muestra cómo fue su salida de la parroquia. Al momento no hay ningún detenido por el hecho.

Carmel: el escalofriante detalle sobre el funeral de María Marta García Belsunce que aparece la serie

Todo sucedió en la parroquia Nuestra Señora del Luján, en la que un grupo mapuche que reclama contra el desalojo producido en Villa Mascardi retuvo a un franciscano llamado Ariel. Además, golpearon al cura Ricardo Citadini.

En cuanto al hombre que mantuvieron encerrado, se supo que la liberación se dio a las 13.3 h.

María Marta García Belsunce: las descabelladas hipótesis surgidas tras el crimen que revela Carmel, la serie de Netflix

Así se fueron los mapuches tras la toma de la Iglesia - Fuente: TwitterAsí se fueron los mapuches tras la toma de la Iglesia

"Pintaron, hicieron una barricada con los bancos y sellaron todas las puertas. Reclaman la devolución de las tierras, lo reclaman a la Iglesia por las tierras del obispado", confirmó a la prensa una mujer que ofició de vocera del grupo. En tanto, el subcomisario Oscar Zapata le dijo a la señal TN que el grupo ocasionó "algunos daños" en el interior de la parroquia.

Bruno Pogliano, intendente de El Bolsón, dijo a la prensa estar "muy preocupado" por lo ocurrido, no solo por la toma de la parroquia sino por un conflicto más grande, que tiene que ver con la ocupación de tierras y reclamos históricos de la comunidad mapuche en la zona. "Estas personas retuvieron a un franciscano en la iglesia. Es una forma muy violenta de reclamo", dijo el funcionario. Además, Pogliano cuestionó el accionar del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas conducido por Magdalena Odarda: "Tiene un papel dudoso, su trabajo deja mucho que desear y no hay una actitud pacificadora".