Dan vida a la tradición

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 1 (EL UNIVERSAL).- En un pequeño cuarto de su casa, en la alcaldía Iztacalco, Marco hornea decenas de panes de muerto para el Día de los Fieles Difuntos. A pesar de que la producción es pesada y que debido a la pandemia perdió su local, aseguró que "el esfuerzo vale la pena para conservar la tradición". En la Central de Abasto, el cempasúchil casi no se ha vendido, dijeron comerciantes.