Vida por streaming: qué hábitos sobrevivirán al coronavirus

LA NACION

A casi tres meses de que en la Argentina fuera declarado el aislamiento social y obligatorio para evitar la propagación del coronavirus, la gran mayoría de nuestros hábitos ha cambiado. Y si bien la cuarentena de hoy no es la misma que la del comienzo en términos de actividades permitidas, ya se puede advertir que algunas tendencias y conductas han ido madurando hasta consolidarse y seguramente seguirán entre nosotros una vez que todo esto termine.

Uno de los cambios más notables que hemos vivido en este tiempo es cómo nos hemos servido de la tecnología y las telecomunicaciones para de algún modo recrear la mayoría de nuestras actividades cotidianas extra hogar. Quienes iban al gimnasio, por ejemplo, han continuado con sus rutinas a través de clases por internet, estudiantes y docentes se han convertido en expertos de las cursadas online y las reuniones familiares ahora se hacen por Zoom o cualquier otra plataforma de ese estilo.

Lo interesante de la cuestión es que cuando la flexibilización permita volver a clases o festejar un cumpleaños en casa con la gente querida, es muy probable que algún día decidamos cenar con un amigo de modo virtual o tengamos mucha menos resistencia a hacer un curso online. Y ni hablar del teletrabajo, una práctica que empresas y trabajadores deberán ver en qué medida podrá extenderse.