Dejó su vida de opulencia para recorrer América Latina y ayudar a los más necesitados

Aaron Murphy, un canadiense de 33 años, aseguró que con el dinero que gastaba en discotecas (unos 4,000 dólares) ahora lo dona a la gente más necesitada en Colombia, Nicaragua y Venezuela para que puedan comer.