Victoria Donda: “El discurso de odio no es contra cualquiera, es contra el peronismo, contra el kirchnerismo”

·3  min de lectura
"Puede ser que sea reprochable pero hay situaciones de vulnerabilidad que exceden las formas de transparencia que tiene el Estado para contratar", argumentó Victoria Donda
La presidenta del Inadi, Victoria Donda

Luego de ser denunciada por el Interbloque de Juntos por el Cambio (JxC) por un artículo en el que opinó que “las armas de los odiadores las cargan los Macri, los Bullrich, los Milei”, la presidenta del Inadi, Victoria Donda, volvió a defender su postura esta mañana sobre el relato del odio, e insistió en que si bien Cristina Kirchner no es la única en recibirlos “el discurso de odio no es contra cualquiera, es contra el peronismo, contra el kirchnerismo”. Y fue un paso más allá al decir que “el odio que se concentra en la figura de Cristina es muy grande, como el que se concentró en Evita”.

Tras un fin de semana cargado de declaraciones cruzadas en torno al intento de magnicidio sobre la vicepresidenta, Victoria Donda resaltó que las circunstancias que decantaron en ese hecho tuvieron relación directa con el alegato del fiscal Diego Luciani y el pedido de 12 años de prisión. “Desde hace 15 años hay sistemáticamente un discurso de odio articulado contra un sector de la política que es el kirchnerismo y el peronismo”, dijo en diálogo con Radio Con Vos.

El discurso de odio no solamente es una discusión política, es generar una acción física. Si vos cubrís un juicio teñido de irregularidades también hay que mostrarlas”, dijo sobre el juicio de Vialidad. Pero aclaró: “No vamos a llevar adelante ningún tipo de legislación que recorte la libertad de expresión”.

Al ser consultada sobre si Cristina Kirchner era la única que sufría ese tipo de discursos, explicó que si bien no es la única que recibe manifestaciones de odio, las que pesan sobre ella tienen otra magnitud. “Estamos hablando de un discurso solitario en la articulación de años y años de acumulación de odio contra la misma mujer y la misma dirigente política que ha marcado los últimos años de democracia”, aseveró. Y comparó que las figuras de Eva Duarte y Cristina fueron “odiadas” de la misma manera: “El odio que se concentra en la figura de Cristina es muy grande, como el que se concentró en Evita; no es lo mismo cualquier cosa”.

El artículo que generó polémica

Sobre la actitud de los medios de comunicación y las declaraciones de la oposición a quienes señaló en su artículo publicado en Infobae, opinó que “cada discurso vertido en el plan de construir un escenario de odio y violencia hacia un sector de la política tiene un resultado y es este”, en alusión al intento de asesinato. “Los políticos que nombré (Macri, Bullrich, Milei) redoblaron la apuesta tras el hecho”, agudizó.

La presidenta del Instituto Nacional Contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo de Argentina, Victoria Donda,
La presidenta del Instituto Nacional Contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo de Argentina, Victoria Donda, - Créditos: @JUAN MABROMATA

Sobre la polémica de su artículo de opinión expresó que le llama la atención que “sorprenda más que yo les pida responsabilidad a algunos dirigentes políticos que la irresponsabilidad cuando estos dirigentes piden, por ejemplo, la pena de muerte para la vicepresidenta”. Por eso mismo el interbloque de Juntos por el Cambio (JxC) pidió la renuncia de Donda al Inadi.

Están hablando del último párrafo de mi nota y no de lo que generaron estos discursos de muchos periodistas; seguimos sin hacernos cargo de la verdadera responsabilidad social cuando tenemos un micrófono”, enfatizó sobre el mismo tema.

El atentado a Cristina Kirchner

Sobre el acusado detenido en el intento de asesinto de Cristina Kirchner, Fernando Sabag Montiel opinó que no cree que ese “señor sea una persona con sus facultades mentales alteradas”, sino que “alguien va generando este caldo de cultivo para que esto ocurra”.

Agregó que los propios discursos de odio son parte de un “plan sistemático de ataque a un sector de la sociedad que después genera que un tipo le gatilló en la cara a la vicepresidenta no es lo mismo”.

Y por último, hizo hincapié en que el precio a pagar si se hubiera consumado el hecho sería malo para la democracia y las instituciones, y que a raíz del atentado la responsabilidad en “esta democracia sea con todos”, porque “todos tenemos posibilidades de pensar distinto y que eso no tiene porqué construir escenarios de profunda violencia”.