Vicepresidenta afro de Colombia al mando del nuevo ministerio de Igualdad

La vicepresidenta de Colombia, Francia Márquez, la primera afrodescendiente en asumir ese cargo, estará también al mando del ministerio de Igualdad y Equidad creado por el gobierno izquierdista de Gustavo Petro.

"Desde la campaña, y ahora desde el gobierno, entendimos que la desigualdad es uno de los principales problemas del país", se pronunció la ambientalista en Twitter.

Márquez venció el soterrado racismo de Colombia y desde agosto integra el primer gobierno de izquierda del país, liderado por el presidente Petro.

El mandatario firmó el miércoles la ley que permite la creación del nuevo ministerio, una promesa de campaña de la dupla que rompió con un siglo de gobiernos conservadores y blancos.

La nueva cartera tendrá que "aprender el duro camino de hacer de uno los países más desiguales del mundo un espacio de democracia, de libertad y de igualdad", declaró Petro desde el municipio de Istmina en el departamento del Chocó (oeste), en compañía de Márquez.

Pese a que casi el 10% de los 50 millones de colombianos se reconoce como negro, los pueblos afro viven al margen de la política, sumidos en la pobreza (30%) y cercados por la violencia.

Nacida en una familia pobre del departamento del Cauca (suroeste), Márquez fue madre soltera a los 16 años, huyó de su tierra amenazada de muerte, limpió casas para sobrevivir y estudió derecho antes de abrirse paso en la política.

"Es nuestra meta, que desde cada territorio, hogar y espacio logremos que esta nueva institucionalidad, de cara a la gente menos favorecida, nos permita vivir bien, con dignidad, con derechos, en paz, vivir con alegría", dijo Márquez.

El nuevo ministerio luchará contra la desigualdad económica, social y de género. También contra la violencia que sufren las comunidades en los territorios apartados y que Márquez ha sufrido en carne propia.

En 2019 quisieron matarla con granadas y ráfagas de fusil por defender el agua de su comunidad, en una región donde los grupos armados imponen su ley, financiados por el narcotráfico y la minería ilegal.

Colombia vive un conflicto armado que en seis décadas deja más de nueve millones de víctimas, la mayoría desplazados.

hba/lv/das/gm