Viajeros que arriben a Estados Unidos deberán presentar una prueba negativa de COVID-19

La prueba debe realizarse tres días antes del viaje y tendrá que presentarse al momento de abordar un avión con destino a EE.UU. La norma se aplica tanto a estadounidenses como a pasajeros extranjeros mayores de dos años.