El viaje de Nancy Pelosi a Taiwán fue desacertado y en un momento precario para el mundo

·3  min de lectura
Pelosi durante su visita a Taiwán  (Taiwan Presidential Office)
Pelosi durante su visita a Taiwán (Taiwan Presidential Office)

Si Nancy Pelosi fue a Taiwán con el objetivo de hacer que su gente se sintiera más segura, entonces se puede considerar que su visita tuvo resultados mixtos en el mejor de los casos.

Fue una visita inusual y la presidenta Tsai Ing-wen de Taiwán sin duda estuvo encantada de saludar a la representante Pelosi, técnicamente superada solo por la vicepresidenta Kamala Harris en jerarquía. Pero no es obvio que la visita contó con el apoyo de la Casa Blanca, ni señaló ningún nuevo compromiso sustancial de los recursos estadounidenses para la defensa de Taiwán.

Pelosi, en otras palabras, estuvo involucrada en una política de gestos, aunque de un tipo elevado, y el gesto se tomó como bastante grosero en Beijing, el cual optó por ignorar los matices de hasta qué punto Pelosi actuaba con la autoridad del presidente Biden.

Hay pocos temas con más probabilidades de provocar paroxismos de ira en la burocracia china que Taiwán, y la presidenta de la Cámara debe haberlo sabido. Con una política de inusual fortaleza mental, tiene un largo historial en la defensa de los derechos humanos universales del pueblo chino contra su gobierno autoritario. Además, tiene mucha experiencia en comprender las sensibilidades diplomáticas involucradas en una iniciativa como su viaje oficial.

China ahora ha bloqueado de forma efectiva la isla, rodeándola con buques de guerra, aviones de combate y bombarderos. También disparó proyectiles reales al espacio aéreo territorial (no reconocido) de Taiwán. Sin embargo, el pueblo de Taiwán, sin duda orgulloso y dispuesto a luchar por su libertad, debe sentirse perturbado por esta demostración de fuerza. Hace tiempo que están acostumbrados a que China los amenace, a menudo militarmente, desde las campañas de bombardeo de la década de 1950 en Quemoy y Matsu (un punto crítico ahora olvidado durante la Guerra Fría).

Pero el surgimiento de China como la potencia industrial preeminente del mundo ha hecho que tales amenazas sean más difíciles de ignorar. Bajo la presidencia de Xi Jinping, China se ha convertido en una superpotencia más confiada y asertiva incluso que en la época de Mao, con una estrategia global centrada en la unidad nacional y una red internacional de influencia a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Con la invasión rusa de Ucrania todavía acechando al mundo, nadie está listo para descartar que el presidente Xi emule a Vladimir Putin e invada Taiwán por la fuerza. Incluso si las cosas no se deterioran tanto, la situación sigue siendo muy preocupante. Aparte de la seguridad del pueblo taiwanés y la estabilidad en la región, Taiwán es un importante exportador del tipo de semiconductores avanzados que son necesarios para numerosas industrias. Un bloqueo punitivo a Taiwán por parte de China impulsaría aún más la inflación mundial y dañaría los medios de subsistencia de millones de personas.

El brutal hecho geopolítico es que el equilibrio global de poder en las últimas décadas se ha alejado de EE.UU. y se ha acercado al creciente poder económico y militar de China. Cansado por los compromisos extranjeros en Afganistán e Irak, y ahora estirado por las promesas de apoyar a Ucrania, EE.UU. ya no puede contemplar limitar tanto a Rusia como a China, y mucho menos entrar en conflicto con ambos de forma simultánea.

En cambio, Occidente observa cómo China proclama su amistad “interminable” con Rusia, se muestra tibio en cuanto a las sanciones y no muestra signos de aliviar su persecución del pueblo musulmán y tibetano uigur, o su intimidación violenta a Taiwán. Es un momento precario para el mundo, necesitamos más cabezas frías en lugar de confrontaciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.