El último viaje en autobús que deben realizar los migrantes a su llegada a Estados Unidos

Andrew Buncombe
·6  min de lectura
<p>En las últimas semanas, cientos de migrantes ingresaron a los Estados Unidos  </p> (Andrew Buncombe)

En las últimas semanas, cientos de migrantes ingresaron a los Estados Unidos

(Andrew Buncombe)

Se enfrentan a un largo viaje en autobús antes de llegar a su destino final, quizás varios.

Pero después de lo que Karina Aguirre y sus dos hijos habían pasado este último mes para llegar hasta aquí, está claro que eso no los detendrá.

La joven de 23 años de Suchitepéquez, una región del suroeste de Guatemala, pagó US$ 10,000 a un coyote (traficante de personas) y pasó 45 días caminando y viajando en autobuses y camiones, antes de poder ingresar a Estados Unidos.

Ahora, sus ojos brillan mientras reflexiona sobre la perspectiva de una nueva vida para ella y sus hijos, y la oportunidad de reunirse con su madre, que se fue cuando ella tenía cinco años.

“Fue un viaje difícil”, asegura. “Estaré feliz de conocer a mi madre. Y que ella vea a mis hijos".

En las últimas semanas, mientras cientos de migrantes ingresaron a los Estados Unidos, muchos de ellos aprovecharon la oportunidad presentada por los cambios promulgados por Joe Biden, quien estaba decidido a que los solicitantes de asilo más vulnerables deberían esperar en Estados Unidos, en lugar de México, por sus casos, la estación de autobuses en Brownsville ha actuado como un centro de transporte y un centro de procesamiento improvisado.

Leer más: Trump podría visitar la frontera “pronto”, pero está esperando que Biden “falle por su cuenta”, dice un asistente

Cada día, los agentes de la Aduana y la Patrulla Fronteriza dejan decenas, si no cientos, de migrantes. Y cientos abordan autobuses con destino a ciudades como Dallas y Houston. A partir de ahí, muchos cambiarán de autobús y se encontrarán con familiares en lugares como Indiana y Florida.

Aguirre se dirige a Florida, donde vive su madre y espera poder encontrar un nuevo comienzo, un trabajo adecuado para ella y la escuela para sus hijos, una niña y un niño.

“Quiero encontrar una profesión adecuada”, dice. "En mi país, hay tanta pobreza y violencia".

La estación de autobuses, más propiamente La Plaza en Brownsville Terminal, es una estructura elegante, con el estilo de la arquitectura de un siglo anterior, y está bordeada por palmeras. Hoy en día, la zona donde la gente espera los autobuses, no el interior con aire acondicionado, está llena de gente como Aguirre.

Muchos duermen en el suelo o descansan en asientos, y a menudo cierran los ojos como si tuvieran piedras pesadas. Todo el mundo parece estar listo para un buen sueño.

Alonzo Edgardo, de 35 años, está con su esposa, Miralda, y su hijo de dos años, Kelvin, vino de El Salvador. “Hay demasiados problemas allí y la pandemia lo ha empeorado”, asegura. “En este momento, no hay vacunas. Y no hay trabajo".

Están programados para viajar a Nueva Jersey, donde vive su madrina, la tía de su esposa. No saben cuánto tiempo tomará el viaje en autobús y no parecen encantados cuando les dicen que les tomará bastante tiempo llegar a su destino.

Para ayudarlos a llegar con mejor salud y con cierto grado de comodidad, organizaciones benéficas como Team Brownsville y el gobierno de la ciudad han estado trabajando para proporcionar alimentos, ropa y otros artículos esenciales.

La ciudad también ha contratado a una clínica para realizar las pruebas de COVID. “El número de personas que dan positivo es muy bajo. Menos del uno por ciento”, dice una enfermera, que pide no ser identificada. “Los niños están un poco nerviosos. Pero a los adultos les parece bien".

Javier Guajardo, quien generalmente trabaja para Good Neighbor Settlement House, una organización benéfica para personas sin hogar, está supervisando los esfuerzos de los voluntarios que brindan a los migrantes mochilas llenas de una manta, bocadillos y artículos de tocador. "Puede hacer frío en los autobuses".

Cindy Claudia trabaja con un grupo de mujeres principalmente, conocidas como Angry Tias y Abuelas del Valle del Río Grande, que opera en ambos lados de la frontera para ayudar a los necesitados.

Asegura que algunos de los voluntarios se refieren a las bolsas y artículos como "paquetes de dignidad". “Contienen algunos artículos de tocador, pero estamos tratando de devolverles a estas personas su dignidad, que les ha sido quitada por la forma en que nuestro gobierno los ha tratado”, declara.

Casi todos los migrantes son de Centroamérica, aunque los voluntarios dicen que algunos de los que llegaron a la frontera en los últimos días y semanas partieron originalmente de Cuba.

La decisión de la administración Biden significa que los funcionarios han estado liberando a muchos migrantes antes de que tengan las fechas de audiencia para sus casos de asilo. Se requiere que las personas se pongan en contacto con las autoridades cuando lleguen a la casa de sus familiares.

La actualización de las llegadas, algo que se ha disparado varias veces desde 2014, a menudo en respuesta a cambios políticos en los Estados Unidos, ha creado la primera prueba importante para Biden, quien fue elegido con la promesa de supervisar una política de inmigración más humana que la de Donald Trump.

El jueves, en su primera conferencia de prensa oficial desde que asumió la presidencia, defendió sus políticas y negó las afirmaciones de que su actitud comparativamente más suave estaba alentando a más migrantes.

“Sucede todos los años solitarios. Hay un aumento significativo en el número de personas que llegan a la frontera en los meses de invierno de enero, febrero y marzo. Sucede todos los años”, dijo. “Por cierto, ¿alguien sugiere que hubo un aumento del 31% bajo Trump porque era un buen tipo? ¿Y estaba haciendo cosas buenas en la frontera? Esa no es la razón por la que vienen".

Cientos de hombres, mujeres y niños esperan sentados en la estación de autobuses de BrownsvilleAFP via Getty Images
Cientos de hombres, mujeres y niños esperan sentados en la estación de autobuses de BrownsvilleAFP via Getty Images

Donal José Valle dice que la razón por la que ha venido a Estados Unidos no tiene nada que ver con Biden ni con la época del año.

Más bien, el hombre de 36 años dice que él, su esposa y sus dos hijos de Managua, Nicaragua, emprendieron un viaje que les llevó 36 días, debido a la situación en su propio país.

En Nicaragua, es probable que el presidente Daniel Ortega busque otro mandato en noviembre, a pesar de la creciente inquietud. En 2018, más de 100 personas murieron en enfrentamientos con la policía.

El mes pasado, la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, detalló que las nuevas leyes adoptadas por el gobierno de Nicaragua estaban socavando las libertades fundamentales.

“Mi oficina ha documentado 117 casos de hostigamiento, intimidación y amenazas por parte de policías o elementos progubernamentales contra estudiantes, campesinos, activistas políticos, defensores de derechos humanos y organizaciones de víctimas y de mujeres”, afirmó.

Valle se emociona mientras explica por qué tuvo que irse. La situación se ha vuelto cada vez peor, dice. “Ortega ahora es como un dictador, como Somoza”, señala, refiriéndose a Anastasio Somoza Debayle, el difunto dictador derrocado por Ortega y sus rebeldes sandinistas en 1979. Fue asesinado al año siguiente en Paraguay.

Aguirre viaja primero a Houston en un autobús azul pálido, operado por El Expreso Bus Company. El conductor es Alejardo Saldana. Dice que en las últimas semanas ha estado conduciendo a cientos de migrantes a medida que se embarcan en nuevas vidas, nuevos comienzos. “Es muy bueno para esta gente”.

El autobús de Aguirre saldrá a las 11:30 de la mañana y, a medida que se acerca la hora de salida, una cola de viajeros se alinea con los boletos en la mano.

La joven y sus hijos se sientan en el piso superior, no lejos del frente, los jóvenes mirando por el cristal. A las 11:40 am, Saldana toma asiento, da marcha atrás al autobús para salir y la puerta de la terminal se abre para dejarlo pasar.

Hay algunas olas de los pasajeros y luego el autobús se va.

Relacionados

Migrantes cuentan los detalles sobre sus dramáticas travesías para llegar a Estados Unidos

Administración de Biden publica un video del refugio para niños migrantes hacinado en medio de una creciente controversia por las “condiciones terribles”

Administración de Biden gastará 86 millones de dólares en habitaciones de hotel cerca de la frontera con México para albergar a las familias migrantes, según un informe