Veto de Trump afecta a estudiantes y universidades

Por COLLIN BINKLEY

BOSTON (AP) — Cientos de estudiantes iraníes que ya han sido aceptados en programas de posgrado de universidades estadounidenses tal vez no puedan venir por la incertidumbre en torno al veto que el gobierno de Donald Trump quiere imponer a ciudadanos de seis países, y esto podría comprometer proyectos de investigación y obligar a muchas instituciones a buscar la forma de llenar de apuro los cupos de sus programas científicos.

En plena etapa de admisiones, 25 de las principales universidades que realizan investigaciones han enviado más de 500 cartas de aceptación a los seis países afectados, según información suministrada por las instituciones en respuesta a preguntas de la Associated Press. La gran mayoría de los estudiantes son de Irán, que tiene programas básicos muy buenos en las carreras de ingeniería y ciencias de la computación.

El veto, actualmente en suspenso porque algunos jueces tienen objeciones, abarcaría a Irán, Sudán, Libia, Siria, Somalia y Yemen. Si la iniciativa es finalmente aprobada o si Trump emite nuevas directivas, los estudiantes no podrán cursar en el próximo ciclo, según expertos en cuestiones legales.

"Para nosotros, no tener acceso a esa fuente de talento es un golpe muy, muy fuerte. Es inimaginable para las instituciones de ingeniería de todo el país perder ese talento", expresó Kazem Kazerounian, decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Connecticut, que ha aceptado a 15 estudiantes iraníes.

La incertidumbre ha hecho que algunos estudiantes busquen universidades en otras naciones que compiten con Estados Unidos por captar a los jóvenes más talentosos, como Canadá, Japón y Australia, de acuerdo con algunas universidades.

Los estudiantes iraníes han contribuido a llenar los programas de posgrado de las universidades estadounidenses por años, sobre todo en la carrera de ingeniería. De los 12.000 iraníes que cursaron estudios en universidades de Estados Unidos el año pasado, el 77% eran estudiantes de posgrado y más de la mitad cursaban la carrera de ingeniería, según datos del Departamento de Estado y del Instituto de Educación Internacional, una organización sin fines de lucro de Washington.

En la Universidad del Centro de la Florida, una tercera parte de los 115 estudiantes admitidos en programas de posgrado de ingeniería civil y electrónica para el proximo ciclo son de Irán.

Amir Soleimani, un iraní de 26 años, ha sido aceptado por dos universidades de Estados Unidos, donde quiere sacar un doctorado en ingeniería eléctrica y continuar sus investigaciones sobre inteligencia artificial. Si no puede cursar estudios, probablemente se vea obligado a hacer dos años de servicio militar obligatorio en Irán.

"Mi futuro depende de esta medida", dijo Loleimani, quien vive en la ciudad de Mashhad y tiene una maestría en ingeniería eléctrica de la Universidad de Teherán. "Dedicamos mucho tiempo y esfuerzo a la solicitud de admisión en las mejores universidades y ahora que hemos sido aceptados, es desastroso ver que pueden impedirnos ir".

El veto, de ser confirmado, duraría 90 días, pero para cuando se cumpla ese plazo ya sería demasiado tarde para que los estudiantes gestionen las visas necesarias, algo que toma meses.