Veteranos estadounidenses luchan por salvar intérpretes afganos que se quedaron tras la retirada de EE.UU.

·8  min de lectura

Mientras las fuerzas estadounidenses avanzan con una rápida retirada de Afganistán, los veteranos del conflicto de 20 años luchan por salvar a los intérpretes afganos con los que alguna vez trabajaron y cuyas vidas ahora corren peligro.

El esfuerzo está siendo impulsado por ex miembros del servicio, motivados para ayudar después de ver la situación desesperada que enfrentan sus ex compañeros de armas. La difícil situación de los intérpretes afganos se ha vuelto especialmente terrible desde la rápida toma del país por los talibanes.

Los grupos de defensa estiman que podría haber hasta 20 mil ciudadanos afganos que trabajaron con los Estados Unidos, junto con 53 mil de sus familiares, elegibles para visas especiales de inmigrante.

La caída de Kabul el pasado fin de semana ha hecho que su huida sea peligrosa e incierta. El aeropuerto actualmente bajo el control del ejército estadounidense, es la única salida pero está rodeado por combatientes talibanes que temen que busquen represalias contra ellos por trabajar con el enemigo.

“He recibido sin parar mensajes de WhatsApp y Twitter de Afganistán de más de cien intérpretes. Solo conozco a un puñado de ellos, pero están llegando a cualquiera que pueda ayudar”, dice Alex Plitsas, un veterano que se desplegó en Irak y como oficial de inteligencia en Afganistán.

“Hay una especie de red improvisada que ha reaccionado a lo que está sucediendo. La mayoría de nosotros estamos fuera de las fuerzas armadas en este momento y hemos estado trabajando entre bastidores con miembros del personal del Congreso, el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa, para tratar de que estén al tanto de casos individuales".

Sus días están ocupados por una oleada de promoción en línea, cabildeo, escritura a representantes políticos y tratando de guiar a sus antiguos colegas a un lugar seguro por teléfono desde miles de kilómetros de distancia. Muchos de ellos han pasado meses advirtiendo del inminente desastre para los intérpretes a medida que las fuerzas estadounidenses se retiraron, sin resultado.

Algunos de los intérpretes son elegibles para irse, pero no han podido llegar al aeropuerto de manera segura debido a las multitudes y los puestos de control de los talibanes. Otros solicitaron visas hace años, pero sus solicitudes se han quedado estancadas en el limbo burocrático y ahora no están seguros de poder irse. El proceso se ha complicado aún más, ya que el personal de la embajada que huyó destruyó documentos y pasaportes al salir.

Leer más: ¿De dónde obtienen los talibanes el dinero y las armas?

Aunque los talibanes han prometido no buscar represalias contra los afganos que trabajaron con los Estados Unidos y otras potencias de la OTAN, la realidad sobre el terreno se perfila de manera diferente.

“Hoy pasé un par de horas yendo y viniendo con un ex intérprete de las fuerzas especiales que está escondido en Kabul”, dice Plitsas quien interrumpirá unas vacaciones familiares en Italia para participar en los esfuerzos de evacuación. “Su familia en otra ciudad de Afganistán, los talibanes llegaron a su casa y su familia dijo que él no estaba allí. Los maldijeron y lo llamaron “el hijo de Biden” y luego lo iban a matar una vez que lo pusieran en sus manos".

Las escenas de afganos desesperados que abarrotan el aeropuerto han provocado una ola de críticas a la retirada de la administración Biden. Aunque la fecha límite para que las fuerzas estadounidenses salieran del país fue acordada por el ex presidente Donald Trump, en un acuerdo alcanzado con los talibanes, se ha culpado a Biden de no actuar con urgencia para procesar las visas de los aliados afganos que estarían en riesgo después de una crisis tras la salida de Estados Unidos.

JC Hendrickson, director senior de política de refugiados y asilo y defensa del Comité Internacional de Rescate, que está trabajando con Estados Unidos para resolver a los solicitantes de visas, dijo a The Independent el miércoles: "Este proceso ciertamente debería haberse iniciado antes". Añadió: "La urgencia en este lado de las cosas simplemente no parece que estuviera allí".

Algunos de los veteranos involucrados en el esfuerzo ven como su deber ayudar a sus antiguos camaradas, incluso cuando el ejército estadounidense ha dado prioridad a la evacuación de estadounidenses.

“El espíritu guerrero del ejército estadounidense, es que nunca dejamos a un camarada caído. No dejamos a nadie en el campo de batalla y eso incluye a nuestros intérpretes, para que no los maten”, dice Plitsas.

“No creo que la mayoría de la gente se dé cuenta de que estos intérpretes hacen trabajos muy importantes”, añade. “Son nuestros ojos, oídos y se vuelven como una familia después de un tiempo. Creo que la mayoría de ellos, ha visto más combates que la mayoría de las fuerzas desplegadas. Ellos arriesgaron sus vidas, trabajaron junto a nosotros exponiéndose al mismo riesgo y tenemos una obligación moral con ellos”.

Heather King, una veterana de la fuerza aérea estadounidense de 39 años que sirvió durante nueve años y medio, también ve los esfuerzos de rescate como una obligación moral.

"Todos estamos activando colectivamente nuestras redes para tratar de mantener esta promesa que nosotros, como nación le hicimos al pueblo afgano", dice.

“Realmente solo estamos tratando de cumplir con esa obligación moral. No se trata de política para muchos de nosotros, esto no tiene nada que ver con la política. Es una cuestión humanitaria y es la esencia de quiénes somos como veteranos".

King dice que parte de sus esfuerzos se trata de presionar para rescatar a los afganos que trabajaron con los Estados Unidos y no solo a los ciudadanos estadounidenses. Ella dice que los comentarios de Biden se han centrado principalmente en los estadounidenses, lo que "simplemente no es lo suficientemente bueno".

“Una de las cosas que realmente estábamos tratando de combatir es esta narrativa de que el pueblo afgano no quiere cuidarse a sí mismo. Eso simplemente no es cierto. Esta es la prueba de ello: hay muchas, especialmente mujeres, que han arriesgado sus vidas, las vidas de sus hijos y sus familias para ayudar al personal estadounidense y nuestros esfuerzos en Afganistán. Y creían en un Afganistán mejor ”, añade.

King dice que ella y otros han estado tratando de ayudar a la gente a navegar por el laberinto de puntos de control y papeleo para salir.

“La gente tiene miedo. Tienen miedo de irse de donde están o están atrapados en la puerta y no pueden pasar. Algunos se quedan atascados en ese primer muro de puntos de control. Los talibanes simplemente están deteniendo indiscriminadamente y controlando a la gente; algunos no logran pasar de allí. Mucha gente tiene miedo porque no sabe cómo salir".

En medio de sus esfuerzos por ayudar a sus colegas afganos, también ha habido indignación por cómo se permitió que ocurriera esta crisis de evacuación. Emir Hadzic, un líder retirado de la unidad de infantería del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, ha estado trabajando para sacar del país a las familias de dos intérpretes con los que trabajó. Una de las familias pasó dos días en el aeropuerto intentando salir.

“Es por cuestiones políticas internas. Los políticos ya no tienen valor para hacer lo correcto, hacen lo políticamente prudente para su consumo local”, dice.

Él culpa tanto a Donald Trump, por poner en marcha la apresurada retirada, como a Biden por seguir adelante.

“Básicamente, ha revertido todas las políticas que tenía el presidente Trump, entonces, ¿por qué decidiría cumplir con esta? Los talibanes habían violado ese acuerdo mientras lo negociaban".

El ejército estadounidense ha desplegado 5 mil 200 soldados en el aeropuerto Hamid Karzai, dijo el jueves el Departamento de Defensa. Más de 2 mil personas han sido evacuadas de Kabul y llegaron a las áreas de preparación para ser procesadas, según el general de división del ejército William D "Hank" Taylor, subdirector de operaciones regionales del Estado Mayor Conjunto. Agregaron que desde el inicio de la operación de evacuación el 14 de agosto, el ejército estadounidense ha transportado por aire a unos 7 mil evacuados. Pero a partir del jueves, muchos intérpretes aún no podían llegar al aeropuerto. Hasta ahora el ejército estadounidense se ha mostrado reacio a abandonar el aeropuerto para rescatar a los estadounidenses fuera del perímetro de Kabul.

El presidente Biden ha dicho que ampliaría el plazo del 31 de agosto para la retirada de Estados Unidos, si no todos los estadounidenses hubieran sido evacuados para entonces. Es probable que el presidente continúe enfrentando preguntas sobre el manejo de la evacuación por parte de su administración.

En el ocaso de la guerra más larga de Estados Unidos, Plitsas dice que ve el rescate de sus amigos afganos como una forma de lograr algo bueno en un conflicto en el que había poco.

"Creo que es una forma de cierre y lograr un objetivo tangible de esto ahora se acabó", dice.

“El objetivo originalmente era degradar a Al Qaeda y asegurarse de que no pudieran atacar, luego se transformó en salir y contrainsurgencia contra los talibanes. Y ahora, después de 20 años de luchar hasta un punto muerto, 2 billones de dólares, 2 mil 500 muertes, los talibanes controlan ahora más territorio que antes del 11 de septiembre. Están armados hasta los dientes porque se han apoderado de las reservas de armas que proporcionamos al ejército afgano.

“Nos consuela un poco el hecho de que no se usó como base de operaciones para atacar a Estados Unidos, nuestros aliados nuevamente después del 11 de septiembre. Pero aparte de eso, realmente te hace cuestionar cuál fue tu contribución".

Relacionados

¿Qué reglas impondrán los talibanes a las mujeres en Afganistán?

Afganistán: ¿Quiénes forman la Alianza del Norte contra los talibanes y qué buscan?

EEUU: Evacuados de Afganistán no necesitarán prueba de COVID

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.