Vestimenta de Niño Doctor y de la Salud, las más demandadas

·2  min de lectura

ZINACANTEPEC, Méx., enero 26 (EL UNIVERSAL).- Con la fe puesta en no contagiarse del SARS-CoV-2, los feligreses demandan la vestimenta del Niño Doctor y de la Salud para llevarlos a bendecir el 2 de febrero, cuando se celebra el Día de la Candelaria.

Andrea Macedo, encargada de un negocio de artículos religiosos en Zinacantepec, dijo que la pandemia y el aumento en casos positivos al Covid -19 no han detenido a los feligreses, quienes acuden a vestir a sus niños con indumentaria alusiva a los médicos, pues los consideran "los héroes y a quienes debemos agradecerles este año, por todo lo que han hecho".

"Es muy poca gente la que viene a buscar este año y la mayoría busca al Niño Doctor, al de la Salud, sobre todo eso y en comparación con años anteriores tenemos apenas el 15% del total que venía en años pasados", explicó.

Si bien dijo "vamos empezando", prevé que será muy baja la venta. Además, añadió, ha sido muy difícil conseguir los insumos para hacer los ropones, pues aumentaron de precio desde las telas hasta los productos.

Platicó que este año, además de los modelos tradicionales, los feligreses han optado por vestimentas y artículos con los que puedan representar a un doctor y debido a las bajas ventas, los vendedores decidieron mantener los precios del año pasado, pues "la idea es vender".

"Decidimos manejar los mismos precios, no aumentar pese a que es complicado encontrar la mercancía y se elevaron los costos por la misma razón", comentó.

Ante lo anterior, indicó que incluso la mercancía que tiene disponible a venta es poca, debido también a la escasez y la baja producción de este año.

Es así que, se pueden encontrar ropones o diversas vestimentas desde 60 hasta 290 pesos, precios que calificó como accesibles sobre todo ante la situación económica actual.

"Esperamos que en los próximos días incrementen las ventas, estamos conscientes que no será lo mismo de años pasado, pero esperamos tener algo de venta, que las personas reafirmen su fe desde casa y no pierdan la tradición de vestir a su niño Dios", concluyó.