El vestido rojo de la Duquesa de Cambridge: un homenaje a Diana de Gales 33 años después

Tras dar a luz a las once de la mañana, la Duquesa de Cambridge ha abandonado el hospital St. Mary en Paddington (Londres) en tiempo récord, junto a su esposo y su bebé recién nacido. Siguiendo con la tradición y al igual que ya hizo en la presentación de sus dos anteriores hijos, Catherine Middleton ha vuelto a elegir un vestido de Jenny Packham, una de sus firmas favoritas. Aunque todos coinciden en el corte, este nuevo diseño difiere de los anteriores en su llamativo color rojo y en un inesperado cuello Peter Pan que recuerda al estilismo que llevó Diana de Gales cuando salió del hospital con el príncipe Harry en brazos hace 33 años.

VER GALERÍA

duquesa_1z

Para estar así de radiante sólo siete horas después de dar a luz, Catherine ha contado con la inestimable ayuda de Amanda Cook Tucker, peluquera estilista de la Duquesa, y Natasha Archer, su estilista de moda. En esta ocasión, ha optado por llevar la melena ondulada y un vestido a la altura de la rodilla, con manga tres cuartos y un original cuello de guipur en contraste, que combina con unos salones en color nude. El recuerdo de Diana de Gales vuelve a estar muy presente en uno de los momentos más importantes en la vida de los duques de Cambridge, ya que es inevitable comparar este look con el que la Princesa presentó a su segundo hijo a las puertas de ala Lindo, la misma salida del hospital St. Mary donde hoy dan la bienvenida a un nuevo miembro en la Familia Real Inglesa.

VER GALERÍA

diana_1z

Del mismo modo, la Duquesa de Cambridge también quiso hacer un pequeño guiño a la madre de su esposo en su primer embarazo, cuando dio a conocer al príncipe George. En este caso, utilizó un diseño azul con lunares blancos que recordaba al que Diana de Gales había llevado 30 años antes para presentar a su primogénito. Sin embargo, cuando nació Charlotte, su segunda hija, eligió un modelo de Jenny Packham con estampado floral en blanco y amarillo, aunque de medidas similares al resto de las ocasiones. Tres pequeños royals, tres vestidos y una misma diseñadora inglesa. El nacimiento del nuevo bisnieto de la reina Isabell II ha cargado de simbología este momento histórico para la Familia Real Británica.