Todas las versiones del dólar alcanzan nuevos máximos y crece el nerviosismo en el mercado

·7  min de lectura
El dólar ensaya nuevos máximos aquí, y comienza a rebotar en todo el mundo tras mantenerse aplastado en tiempos de la pandemia
Alfredo Sábat

Aunque el Gobierno insista en subestimarlo, el clima de nerviosismo que fue ganando al mercado luego del desenlace que tuvo la crisis política del oficialismo tras las PASO se refleja cabalmente hoy en un dato: todos los precios de las distintas versiones del dólar alcanzan en la jornada nuevos máximos en lo que va de 2021.

El impulso que le faltaba al billete se lo dio la decisión que la “intervenida” administración Fernández adoptó para acelerar la expansión del gasto para tratar de dar vuelta la elección. Eso obliga a trabajar a destajo a una maquinita de imprimir billetes que funciona sin freno desde hace dos años, aunque la demanda de pesos no reacciona.

La escalada sostenida la ensayan el dólar blue (que llegó hoy a $187,50 y ya sube $6 en lo que va del mes), los dólares financieros con precios “intervenidos” por acciones de entes oficiales (marcan nuevos máximos de $176,40 y 177,40 en los casos del MEP/Bolsa y el CCL) y los financieros que escapan del brazo estatal (como el dólar Senebi, que cotiza a $195 y pone proa a los $200 según las paridades implícitas que surgen de acciones y bonos que son negociados en simultáneo en pesos y dólares). Todo eso está ampliando las brechas cambiarias a niveles que van del 90 al 100%.

Y, como ya se demostró en el pasado y se empezó a insinuarse en agosto (mostró una diferencia de casi US$1300 millones entre las exportaciones declaradas ante la Aduana y los dólares efectivamente ingresados en el mercado, así como pagos de importaciones superiores en unos US$450 millones al valor de mercadería efectivamente ingresada al país), cada vez que eso sucede las reservas propias del Banco Central (BCRA) comienzan a sufrir. Eso se debe a que semejante diferencia se traduce en un incentivo para que quienes deben comprar dólares los demanden y quienes están obligados a vender los que reciben por haber exportado demoren todo lo posible su liquidación por la plaza oficial.

El combo de máximos para el dólar se completa con las cotizaciones de $98,72 a que cerró hoy el dólar mayorista vendedor (que sube “por una escalera de leve pendiente” pero se mueve siempre sólo en esa dirección, lo que lo lleva a marcar récords nominales a diario), el avance de $103,75 a $104,20 que muestra el minorista de referencia en el día y el mínimo de $171,73 que le impone al denominado “dólar solidario”, tras agregarse los importes del impuesto “PAIS” y del anticipo de ganancias, todos impulsados -aunque de a poco- por las mismas razones.

Desde el Gobierno insisten en relacionar la carrera alcista del dólar con la incertidumbre que siempre provoca un proceso electoral, aunque los datos muestran que se ha acelerado notablemente luego que el Gobierno decidiera profundizar la expansión del gasto con fines electoralistas y financiar ese aumento con renovada emisión monetaria. Desde Economía incluso adjudican la presión sostenida que enfrentan los dólares financieros a la decisión que mostrarían los fondos de inversión del exterior que mantienen tenencias residuales de títulos públicos argentinos en pesos y ahora “presionan por dolarizarse”.

El dato novedoso es que la desbordante presión cambiaria en la plaza local se registra además en momentos en que el dólar estadounidense -a nivel global- comienza a revalorizarse y abandonar su letargo, en atención al anunciado comienzo del fin (que será gradual) de las políticas monetarias híper laxas en los Estados Unidos y el reacomodamiento preventivo en alza que muestra en las tasas de interés.

Esto queda reflejado en el máximo de 94,38 que marca el Dolar Index (que mide a esa divisa contra otras seis comparables) en un movimiento que si bien resulta ampliado por la debilidad que afecta a la Libra Esterlina por la crisis de desabastecimiento que vive Gran Bretaña tras haber puesto en práctica el brexit luego de la pandemia, lo lleva a anotar un máximo de 10 meses y medio.

“La semana pasada la Fed se mostró más inclinada al ajuste de su política monetaria, al proyectar incrementos de la tasa de interés antes de lo esperado y expresar mayor preocupación por una tasa de inflación persistentemente elevada”, dijo Erik Nelson, estratega macro de Wells Fargo Securities en Nueva York a la agencia Reuters. “Para mí, eso está ayudando al buen desempeño del dólar por lo que espero un alza adicional de entre 2 y 3% de este índice”, profetizó.

El aumento global del dólar, al tender a devaluar el resto de las monedas emergentes, acentúa la tendencia de revaluación que ya muestra el peso argentino por la diferencia de 15 puntos abierto este año entre el ritmo de ajuste cambiario y la inflación local. Hay que tener presente que el Indice de Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM) que elabora el propio BCRA ya muestra el nivel que tenía antes de la fuerte devaluación que el peso registrara tras las PASO presidenciales, en agosto del 2019.

Son todos factores que “ayudan a impulsar la demanda de coberturas cambiarias” en la plaza local, coinciden en alerta los operadores y analistas.

Más aún cuando el BCRA se vio obligado hoy a resignar otros US$60 millones por intervenciones en el mercado de cambios de contado tras cinco días de relativo alivio, lo que hace que ya lleve perdidos unos US$750 millones en lo que va del mes (a una rueda del cierre).

“El dólar CCL, con su cotización medida por el Grupo Galicia, ayer alcanzó los $196,15 con lo que en lo que va del mes acumula un alza del 12%. Y el bono AL30, intervenido por el Gobierno, está marcando a diario récords de operatoria que luego se replican con el AL30D: es decir, es gente que lo demanda para cambiar pesos por dólar usando el MEP”, señalan desde Cohen.

“A eso se suma que está en franca escalada la demanda de los bonos dollar linked, lo que hizo ayer que el bono TV22 pase a rendir devaluación -5,2%, el tercer registro más negativo de su historia. O que el lunes también se registraron suscripciones netas a los FCI dollar linked por $1369 millones, las cuales ya suman $17.000 millones en lo que va de septiembre. De mantenerse estos números, septiembre sería el mes con mayores suscripciones del año”, agregan.

“Mucha gente comienza a posicionarse nuevamente en activos dollar linked. Hay un interés renovado en especial por parte de las empresas lo que muestra que creer que -como mínimo- tras las elecciones habrá una aceleración en el ritmo de ajuste del tipo de cambio”, coinciden desde Portfolio Personal Inversiones (PPI).

“Lo que el mercado teme es que la aceleración del gasto público no sólo termine impulsando la inflación al alza -o generando una reducción más pausada de la misma- sino que acelere la presión cambiaria en medio de lo que debería ser el cierre de las negociaciones con el FMI. Esto lleva a que se crean más probables escenarios sobre una posible dilación o incluso un aumento en las probabilidades de no alcanzarlo, lo cual incrementaría las tensiones en aspectos más de índole financiera”, explican Brian Torchia y Mariano González, de PGK Consultores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.