La vergüenza del gobierno de la CDMX por un peligroso aire que da asco

Foto: Cristopher Rogel Blanquet/Getty Images

Como sucede cada año en los meses más calurosos y secos se hizo presente el problema de la contaminación ambiental en la Ciudad de México, en esta ocasión agravado por más de 20 incendios de pastizales, hojarasca y arbustos registrados en las alcaldías de Tlalpan, Xochimilco, Milpa Alta, Cuajimalpa, Gustavo A. Madero y otros más en municipios del Estado de México, lo que provocó humaredas en diferentes zonas de la capital.

En la zona conurbada de la Ciudad de México, integrada con los municipios del Estado de México que la rodean, en donde habitan más de 20 millones de personas, a partir del viernes 10 de mayo se observó el deterioro de la calidad del medio ambiente. Los ciudadanos recibieron información de las autoridades relacionada con los incendios y recomendaciones para cuidar la salud.

Cuatro días después de iniciado el deterioro ambiental las autoridades de la CDMX activaron el Plan de Contingencia Ambiental para hacer frente a los altos índices de contaminación. Con ello se reforzaron las medidas de precaución para la ciudadanía, pero no se limitó la circulación de vehículos.

En el transcurso de 2019 el Plan de Contingencia ha sido activado en cinco ocasiones, cuando se superaron los 150 puntos en el índice de calidad del aire. En cada oportunidad se recomendó a la ciudadanía evitar actividades al aire libre, en el caso de grupos vulnerables, permanecer en casa. Se ordenó detener a los vehículos que transportan materiales de construcción abiertos, la suspensión de las actividades de establecimientos que utilicen leña o carbón como combustible, entre otras normas.

Ante la tardanza en aplicar el Plan de contingencia el gobierno de la CDMX fue criticado y por no hacerlo de manera contundente, inmovilizando vehículos como se ha hecho en diversas ocasiones.

LEER | El peor pecado en el México actual: criticar las mañaneras de López Obrador

Parece inexplicable el retraso en la reacción para atender el problema que tiene establecidos protocolos específicos que cuando se llevan a cabo, cuentan con la comprensión de los ciudadanos. Pero en esta ocasión, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dijo que no había protocolo disponible y culpó al gobierno anterior.

Por haber decretado contingencia ambiental cinco veces en 2019 y promover la modificación de la política de verificación de vehículos automotores un grupo de ciudadanos emprendió un juicio de amparo ante los tribunales correspondientes, por considerar que “la política de verificación de coches implementada por la Jefa de Gobierno contribuye con la mala calidad del aire al ser “más laxa”.

Tres jueces concedieron el amparo solicitado por los ciudadanos y ordenaron la suspensión de la medida por considerar que “afectó la salud de la población e impactó negativamente al medio ambiente”. (El País, 13 de mayo de 2019)

La jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheimbaum es experta en el tema, tiene experiencia en el tratamiento de este problema recurrente por haber sido secretaria de Medio Ambiente de 2000 a 2006, cuando Andrés Manuel López Obrador gobernó la ciudad.

Su formación científica y su experiencia como secretaria de Medio Ambiente permitió a Claudia Sheimbaum mantener expresiones críticas cuando se presentaron en el pasado reciente situaciones como la que hoy afecta a la CDMX.

En su Twitter en 2017 la hoy jefa de gobierno decía: “6 días de Contingencia. Partículas en mas de 110 Imecas. Autoridades esperando que Tláloc les ayude. Urge política ambiental en la CDMX”.

Dos años después Claudia Sheimbaum ante el deterioro ambiental, documentado gráficamente por diversos medios de comunicación y por la NASA desde el espacio, considera que el plan de emergencia de la ciudad para enfrentar la contaminación ambiental no es una solución efectiva.

LEER | El nuevo y costoso capricho de López Obrador que no le quisieron cumplir

“Creo que el programa está muy retrasado. No pasa nada si decretas contingencia ambiental”.

Considera la jefa de Gobierno que se debe llevar a cabo la revisión integral del Plan y abrir un periodo de consulta para que los ciudadanos puedan expresar sus preocupaciones. “Tiene que haber una nueva normatividad y tenemos que ser conscientes de ello”.

Una vez más una crisis y otra vez una oportunidad. En los próximos meses el gobierno de la científica Sheinbaum deberá proponer un Programa que permita mejorar la calidad del aire e íntimamente ligado a éste un Plan de Movilidad que mejore la calidad de vida de los habitantes de la ciudad y cuide el ambiente.

Tendremos que estar atentos cuando lleguen las propuestas porque en el pasado la política Sheinbaum propuso la construcción de los segundos pisos en el Periférico que equivalen a estimular la compra de un automóvil y en consecuencia a seguir contaminando el medio ambiente.