“Será una vergüenza internacional que México haya dejado extinguir a la vaquita marina”

·6  min de lectura
vaquita_marina
vaquita_marina

La vaquita marina (Phocoena sinus), es una pequeña marsopa de tan solo 1,5 metros, endémica del Mar de Cortés en el Alto Golfo de California en México, que ha experimentado en las dos últimas décadas una fuerte disminución de su población. Solo quedan unas 10, según las estimaciones científicas.

Su estado es tan crítico que se considera el mamífero marino más amenazado del planeta. Su situación se debe en gran medida a que quedan atrapadas en las redes de enmalle con la que son pescadas ilegalmente las totoabas, un pez que también está en Peligro Crítico (Totoaba macdonaldi) debido a que sus vejigas natatorias son vendidas en el mercado asiático a precios exorbitantes por tener supuestamente propiedades medicinales.

En 2017, el gobierno mexicano estableció una zona de “tolerancia cero” para proteger a la vaquita de la pesca ilegal, pero ahora el gobierno ha implementado nuevas medidas de protección que según científicos y expertos condenan a este mamífero marino a la extinción.

Para entender en qué consisten estas medidas y cuáles son sus implicancias, Mongabay Latam conversó con el biólogo Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, una organización dedicada a la protección de especies en peligro de extinción.

Con esta nueva disposición del gobierno, ¿sigue existiendo la zona de tolerancia cero o desaparece?

Ya no puede ser llamada zona de cero tolerancia porque las nuevas disposiciones están condicionando la respuesta que va a tener el gobierno para proteger a la vaquita marina, al número de embarcaciones ilegales presentes en el área o la cantidad de redes en el agua. Es decir, que el porcentaje de recursos humanos y materiales que se ponen a disposición de la protección de la vaquita va a depender del número de embarcaciones ilegales que estén en el área.

Entonces la pesca sigue siendo ilegal en el área

La pesca sigue estando prohibida, pero lo que ahora están haciendo es un tabulador para ver cuántos recursos van a utilizar. Si hay de cero a 20 embarcaciones únicamente se va a utilizar el 60 por ciento de los recursos disponibles. Si hay más de 65 embarcaciones entonces se van a utilizar el 100 por ciento de los recursos. Pero lo que debería ser es que ante la mínima presencia de una sola embarcación ilegal se use el 100 por ciento de los recursos disponibles.

Asimismo, dependiendo de qué tantos kilómetros de redes encuentren, va a ser el porcentaje de recursos con los que van a responder. Pero eso es absurdo. La Secretaría de Marina reportó 142 redes en lo que va del año que miden más o menos 35 mil metros, es decir, 35 kilómetros de redes. Si hay ese número de redes en el agua, se debe usar el 100 por ciento de los recursos.

Por eso se dice que ya no es zona de cero tolerancia.

¿Cuál es el fundamento para fijar en 65 la cantidad de embarcaciones para disponer del 100 % de los recursos?

No tenemos idea de cómo salió esa disposición, suena bastante arbitrario. Solo sé que quien propuso eso fue el director del Instituto Nacional de la Pesca, Pablo Arenas. Así lo sometió ante la Comisión de Mejora Regulatoria, lleva su firma. Se aprobó y se publicó.

Además es confuso y logísticamente imposible. Si hay dos oficiales de Profepa (La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente), ¿cuánto es el 60 por ciento?, ¿en base a qué se definió eso?

¿Cuál creen que fue la razón para tomar esta decisión?

En septiembre del año pasado salieron disposiciones donde se estableció la ruta a seguir para proteger a la vaquita marina. Pintaba muy bien porque prohibía las redes de enmalle que son en las que se enredan estos animales. Pero faltaba describir los factores detonantes, es decir, el cómo se iba a proteger a la vaquita. Dijeron que en dos meses se debían publicar. No se publicaron en dos meses, sino hasta hace poco, el 9 de julio, y resulta que los factores detonantes son este tipo de acciones.

¿Qué dice el gobierno?

La Secretaría de Medio Ambiente sacó un comunicado tratando de explicar de qué trataban las nuevas regulaciones diciendo que eran benéficas, que van a estar ahí 24/7. Pero lo que hace la Secretaría de Marina es salir cada dos días, hace un patrullaje, llega a la zona tolerancia cero e invita de manera cordial a los pescadores ilegales a irse de la zona.

No hay arrestos, no confiscan redes, la Profepa ha estado meses sin embarcaciones, todo el año pasado estuvo sin ni siquiera una oficina, sin vehículos, sin gasolina para salir. Ahorita no hay gasolina en el puerto de San Felipe. Entonces no es tampoco que estén ahí todo el día aunque el decreto diga que van a utilizar drones, embarcaciones, etc. La realidad es que no sucede así.

Mientras tanto, hay un montón de lugares por donde los pescadores ilegales salen: en el muelle de San Felipe, en el malecón de San Felipe, desde cualquier playa se puede lanzar una embarcación. La realidad supera toda regulación que se ha implementado y más este tipo de regulaciones absurdas.

Cabe destacar que es el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) el que propuso la creación de esta zona de tolerancia cero. Ante la incapacidad del gobierno de cubrir todo el refugio de la vaquita marina, que es un área de mayor tamaño, dijeron bueno, por lo menos protejan este pequeño polígono de 12 por 24 kilómetros y hagámoslo una zona de cero tolerancia. Es decir, si no pueden con toda esta área, enfóquese aquí.

¿Cuántas embarcaciones pueden llegar a pescar ilegalmente en el área?

Sea Shepherd ha identificado más de 60 embarcaciones pescando simultáneamente en la zona de cero tolerancia.

Ahorita no hay tanta actividad porque no es temporada de pesca de totoaba ni de camarón. Pero en septiembre comienza la próxima temporada de camarón, que también utiliza redes que afectan a la vaquita.

¿Esta nueva disposición va a disparar la pesca ilegal o va a continuar como se desarrolla hasta ahora?

Ya los pescadores están hablando de que si el tabulador dice de 0 a 20 embarcaciones, pues vamos a apuntarnos unas 19 embarcaciones para que haya menos vigilancia. Estas disposiciones abren este tipo de posibilidades, a que se busque cómo tener menos vigilancia.

¿Cuántas vaquitas se estima que quedan?

Alrededor de 10. Se han visto vaquitas madres con sus crías en buen estado de salud, es algo positivo porque quiere decir que la población se sigue reproduciendo. Aun así, sean 10, 20 o 30 es un estado crítico y es el mamífero marino en mayor peligro de todo el planeta.

¿Qué implica la desaparición de la vaquita?

Implicaría una vergüenza internacional que el gobierno mexicano haya dejado extinguir a una especie, y no cualquiera, sino un mamífero marino endémico que no existe en ningún otro lugar del planeta. Habiendo tenido tiempo para recuperar a la especie, únicamente ha tenido políticas de fracaso.

 

  

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.