Las verdaderas razones del paseo de los nietos de Isabel II

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 12 (EL UNIVERSAL).- Este sábado, Guillermo de Gales y Catalina de Gales sorprendieron a todo el mundo, literalmente, cuando salieron del castillo de Windsor acompañados del príncipe Harry y Meghan Markle, quienes se han distanciado de la familia real desde que renunciaron a sus roles senior el 8 de enero del 2020 y comenzaron a quejarse de supuesto maltrato y racismo en la televisión estadounidense.

Desde entonces, las fricciones entre los Sussex y el resto de los familiares de Isabel II han estado en un estira y afloje y su relación parecía fracturada para siempre.

Sin embargo, tras la muerte de Isabel II, los cuatro fantásticos, como se conocía a las dos parejas reales, volvió a hacer acto de presencia de manera masiva. Se dijo que este reencuentro había sido resultado de una invitación del nuevo príncipe de Gales a Meghan y Harry con la finalidad de limar asperezas... pero, al parecer, la razón fue otra.

De acuerdo con la experta real Angela Levin, la verdadera razón por la que el príncipe heredero William invitó a su hermano y a su cuñada a caminar con él y su esposa se debió a que se enteró que la polémica pareja tenía planes de que un canal de televisión estadounidense los acompañara durante su trayecto y transmitiera su cercanía con el pueblo inglés.

"Entonces, parece que William 'invitó' a Harry y Meghan a un paseo porque planeaban ir solos y le habían dicho a una estación de televisión de Estados Unidos que los acompañara. William se enteró y lo detuvo para mantenerlo bajo control. Gracias a Dios", escribió la autora de varios libros.

Kate de Gales, William de Gales, Harry y Meghan iluminaron los rostros de todos los congregados al caminar juntos, pues parecía que este sería un nuevo inicio en su relación.

"Los padres subieron a los niños a sus hombros y todo el mundo levantó sus celulares para tomar una imagen", comentó Jo Couzens, periodista de la BBC.

Sin embargo, todo parece indicar que el príncipe William quiso evitar que su duelo se volviera parte de un show estadounidense.