Funcionario electoral de Georgia dice que Casa Blanca lo presionó para hablar con Trump

Doina Chiacu y Julia Harte
·2  min de lectura
Foto de archivo. El secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, da una actualización sobre la elección en una conferencia de prensa en el Capitolio en Atlanta

Por Doina Chiacu y Julia Harte

WASHINGTON, 4 ene (Reuters) - El máximo responsable de las elecciones en Georgia dijo el lunes que el presidente Donald Trump lo había presionado para que aceptara una llamada "inapropiada" en la que instaba al estado a que anulara su derrota en las elecciones de noviembre en ese estado.

En la llamada del sábado, Trump le dijo al secretario de Estado de Georgia, el también republicano Brad Raffensperger, que "encontrara" suficientes votos para anular su derrota electoral en el estado sureño, según una grabación publicada por medios de comunicación estadounidenses.

"Nunca creí que fuera apropiado hablar con el presidente, pero él presionó, supongo que hizo que su personal nos presionara. Querían una llamada", dijo el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, a la cadena ABC en "Good Morning America".

Dos congresistas demócratas pidieron el lunes al director del FBI, Christopher Wray, que investigue la llamada.

"Creemos que Donald Trump se involucró en pedir o conspirar para cometer varios delitos electorales. Le pedimos que abra una investigación criminal inmediata sobre el presidente", dijeron en un comunicado. El Departamento de Justicia no hizo comentarios sobre la petición de los representantes Ted Lieu y Kathleen Rice.

Un demócrata del estado pidió que se investigue si Trump violó la ley electoral de Georgia con su llamada. Raffensperger y el fiscal de su oficina rechazaron las afirmaciones de Trump sobre el fraude electoral en la conversación de una hora.

"Atendimos la llamada y tuvimos una conversación. Él habló casi todo el tiempo, y nosotros escuchamos", dijo Raffensperger.

"Pero quiero señalar que los datos que tiene son simplemente erróneos. Tenía cientos y cientos de personas que dijo que estaban muertas que votaron. Encontramos dos. Ese es un ejemplo de sus datos erróneos".

Trump durante dos meses ha estado afirmando, en contra de la evidencia, que su derrota ante el presidente electo Joe Biden fue el resultado de un fraude generalizado. Múltiples revisiones estatales y federales, así como los tribunales, han rechazado esas afirmaciones como sin fundamento.

(Reporte de Nathan Layne en Cuthbert; Editado en español por Javier López de Lérida)