Verano: con una “explosión” de turismo, en Córdoba se cuadriplicó la demanda de testeos

·4  min de lectura
Turistas disfrutan del río en la playa Miami en Santa Rosa de Calamuchita, Córdoba
Diego Lima

CÓRDOBA.– En medio de la tercera ola de coronavirus y con récord de contagios que se van superando a diario, la temporada turística en esta provincia está a pleno. En todos los valles serranos la ocupación se mueve en una media del 85%, con alojamientos completos en Traslasierra, seguido de Calamuchita, Punilla y Miramar. De todos modos, los hoteleros admiten que hubo bajas de último momento, aunque “no en número importante” por la incertidumbre que provoca la pandemia.

La parada rutera especializada en sándwiches que abrió un reconocido cocinero y es furor

Fernando Desbots, presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina, explica a LA NACIÓN que los contagios están impactando fuerte en la hotelería y en la gastronomía: “Hay baja automática de aforos, porque no hay personal para cubrir a los aislados. Hay establecimientos de 80 o cien habitaciones que trabajan a la mitad, porque no tienen gente”.

Las caídas de reservas, coinciden los hoteleros, se vinculan principalmente con casos de contagios o de aislamientos que piden cambiar las fechas. Un menor número corresponde a los que, por seguridad, prefieren esperar a que baje la cantidad de infectados para hacer turismo.

El último relevamiento de la Cámara de Turismo de Córdoba, que incluye datos hasta el lunes pasado, indica que la caída de reservas ronda el 3%. De todos modos José González, presidente de la entidad, no proyecta que haya un crecimiento. Sí coincide con Desbots, que, por los protocolos de cuidado que instrumentan los hoteles, hay impacto en los planteles de trabajadores: “Los testeos son permanentes y hay aislamientos, no solo por contagios, sino por ser contactos estrechos”.

En las sierras cordobesas, hay ocupación plena
Diego Lima


En las sierras cordobesas, hay ocupación plena (Diego Lima/)

Autorizaciones

Aunque los turistas intentan mantener la rutina del verano, el Covid-19 la altera: hay largas filas de personas para realizarse testeos en todas las localidades turísticas, donde las autoridades expresaron a este medio que la demanda hasta se cuadruplicó respecto al inicio del mes pasado.

El gobierno autorizó el funcionamiento de discotecas, salones de fiestas y la realización de recitales a partir de hoy con un aforo máximo de 500 personas. Los festivales, en cambio, se realizarán tal como estaban previstos; mañana comienza el de Doma y folclore de Jesús María.

Con la intención de ofrecer “mayor seguridad y protección”, se habilitaron más centros de testeos en el interior, que atienden de lunes a sábados de 9 a 18 (a esos se les suman los municipales, en cada destino).

Desde el 10 próximo, se agrega ese servicio y el de vacunación en 120 laboratorios de análisis clínicos de la Red de Laboratorios Privados y en 53 locales de la Red de Farmacias. La Provincia inmuniza a los turistas a quienes les corresponde por fecha.

Los destinos de naturaleza, los preferidos de los turistas
Diego Lima


Los destinos de naturaleza, los preferidos de los turistas (Diego Lima/)

Minimizar riesgos

Ariel Panella, secretario de Turismo de Mina Clavero, cuenta que, en general, los visitantes se comportan “responsablemente”. La ciudad tiene la calificación de “turismo seguro” dada por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo: “La gente prioriza todas las actividades al aire libre. Los bares y restaurantes tienen más lugar afuera que adentro y eso es muy positivo. Están dadas las condiciones para que los grupos familiares o de amigos se muevan entre ellos, minimizando riesgos”.

En Villa Carlos Paz, la temporada comenzó con reservas altas que se extienden hasta fines de febrero. Leonardo González, titular de la Asociación Hotelera de la ciudad, señala que las cancelaciones son muy escasas, pero sí hay consultas.

Turistas de paseo por Villa General Belgrano, en la provincia de Córdoba
Diego Lima


Turistas de paseo por Villa General Belgrano, en la provincia de Córdoba (Diego Lima/)

“El año pasado trabajamos en peores condiciones, con más camas críticas ocupadas, con muy poca vacunación –agrega–. Hoy el movimiento es intenso, pero se ve a la gente con barbijo, cuidándose”. Y admite que el distanciamiento social es muy difícil de cumplir en especial en el centro, no en los ríos o balnearios.

Verano y Covid-19: dos variables explican una fuerte baja de turistas argentinos que cruzan a Chile

Las fuentes consultadas insisten en que, al menos en lo que va de la temporada, el comportamiento de los turistas es “bueno”, en especial en el uso de barbijos. “Hay preocupación y eso se nota en esa conducta”, indican. En los balnearios y las playas privadas afirman que se intensificaron los controles para evitar inconvenientes.

En la temporada teatral de Villa Carlos Paz, cinco obras debieron frenar funciones por contagios y contactos estrechos y la del actor Rodolfo Ranni directamente canceló la temporada hasta ver qué cómo evoluciona la situación epidemiológica.

Turistas de paseo por Villa General Belgrano, en la provincia de Córdoba
Turistas de paseo por Villa General Belgrano, en la provincia de Córdoba


Turistas de paseo por Villa General Belgrano, en la provincia de Córdoba

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.