Verónica Magario: "Dudamos mucho que las clases vuelvan a empezar en marzo en forma presencial"

LA NACION
·2  min de lectura

La vicegobernadora de la provincia de Buenos Aires, Verónica Magario, se mostró poco optimista sobre la posibilidad de que el gobierno bonaerense promueva la vuelta a clases presenciales en marzo en el contexto de la pandemia de coronavirus, como dijeron que esperan en las administraciones nacional y de la Ciudad.

"Las primeras dosis de la vacuna van a llegar para las personas de riesgo, de los médicos y trabajadores esenciales. El operativo de vacunación es largo y estamos pensando que necesitamos de esenciales seis millones de personas y nos va a llevar alrededor de cuatro meses", dijo la vicegobernadora de Axel Kicillof en diálogo con radio 10.

El fallo de la Corte Suprema puede generar un impredecible efecto dominó para medio centenar de jueces

"Para nosotros es esperanzador tener la posibilidad de la vacuna e ir teniéndola antes de que llegue el frío a la Argentina, para que no nos pase lo que pasa en Europa. En verano bajan los contagios porque uno puede estar al aire libre. Pero en el otoño empieza a volver el frío y ahí tenemos que estar cubiertos", agregó.

En ese sentido, siguió: "Tenemos que tener en claro que los cuidados deben seguir, que no vamos a poder vacunar a todos antes del otoño, y dudamos mucho que las clases vuelvan a empezar en marzo en forma presencial, sino que van a continuar en forma presencial hasta que volvamos a vacunar a toda la población".

"¿La vacunación debería ser la condición?", se le consultó. "Sí", respondió Magario. Y se preguntó: "¿Alguien mandaría a los chicos a la escuela par que se puedan contagiar? No hay una sociedad lista para eso, y nosotros no expondríamos a nuestros chicos a eso. Lo más prudente sería esperar a que todos podamos estar vacunados, porque el riesgo es muy grande cuando empieza el contacto de los chicos en la escuela. Es difícil tener en un aula de 30 alumnos las distancias y los barbijos todo el tiempo".

De esa forma, Magario se distanció de las intenciones que manifestaron en sendas declaraciones el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, y su par de la ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, sobre que se pueda volver a las clases presenciales en marzo y en febrero, respectivamente.