Verónica Escobar texana, demócrata y antítesis de Trump

Washington, 6 Feb (Notimex).- La representante texana Veronica Escobar quien dio en español la respuesta del Partido Demócrata al informe del Estado de la Nación del presidente Donald Trump, pretende erigirse en némesis política del mandatario y, además, apoyar al rescate de la clase media estadunidense que "se hunde y pide ayuda".

"Los demócratas tratamos de ayudar a la gente, al contrario de lo que el presidente y su partido hacen cuando literalmente atacan los centros de salud comunitaria y el sistema de cuidado de la salud estadunidense", dijo la mujer de 50 años de edad.

Se refería al significado de haber seleccionado el Centro de Salud Familiar La Fe, en El Paso, Texas, como la tribuna para su respuesta al mandatario.

Desde que el presidente Trump llegó al poder los costos de atención a la salud se han disparado al cielo, dijo a The Texas Tribune antes de dar su respuesta.

El tema refeja su visión general sobre el "tiempo oscuro" que cruza la política estadunidense.

"Estamos viviendo con un gobierno que literalmente trabaja contra nuestras comunidades", señaló al referirse en entrevista con la NBC no sólo a las de origen latino, sino a las conformadas por mujeres, afroamericanos o LGBTQ.

La exjuez local llegó a Washington como una de las dos Representantes que por primera vez llevan la voz latina de Texas a la Cámara de Representantes, junto con Sylvia Garcia.

Hace dos años quería ganar a través de vencer el reto de "energizar" a los votantes de su distrito para hacerles entender lo importante que es su voto, especialmente porque "el único lugar donde sus voces cuentan ahora es en la urna electoral".

Escobar representa una de las dos "islas azules" -por el color demócrata- en el mar rojo texano -el color republicano- pues solo El Paso y Austin van contra la mayoría republicana estatal.

Y la fuerza demócrata latina quedó demostrada cuando el sitio que había dejado Beto O'Rourke fue para Escobar quien logró vencer a Ted Cruz, figura local republicana y aspirante a mejores cargos en su futuro.

Escobar tiene un fuerte apego por su comunidad: "El Paso es mi sangre, mi DNA", dijo antes de su elección al HuffPost, medio ante el cual se enorgulleció de su amor por la posición geográfica de la ciudad en medio del desierto.

Pero también es conocimiento de los problemas de la frontera estadunidense con México, lo cual lo ha reconocido la propia líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien destacó su capacidad de escuchar a los otros.

La ex profesora es tercera generación de inmigrantes. Creció en la granja de sus padres en El Paso, ciudad cuyo renacimiento fue impulsado por el auge que le trajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que entró en vigor en 1994.

En 2006 fue electa comisionada condal y en 2010 juez local, cargos desde los cuales atestiguó e intervino en una segunda etapa de auge de la ciudad, ahora cercana al millón de habitantes.

Muchos de los integrantes de ese millón son inmigrantes de México y otros países latinoamericanos, cuyas necesidades conoció de primera mano dados sus puestos en la administración local.

Su carrera hacia Washington fue inspirada por el acoso del mandatario republicano hacia los inmigrantes y la frontera, dijo al explicar su decisión de buscar la nominación.

Refiriéndose a las posiciones políticas del actual jefe de la Casa Blanca, se decía aterrorizada por la suerte del planeta, de los inmigrantes, de la mujer, de la comunidad LGBT, y desde luego, por su ciudad y la frontera.

Conoce de cerca a la ciudad de que representa, pues junto a sus cargos enseñó Literatura Chicana en el campus local de la Universidad de Texas, a donde regresó tras sus estudios superiores en la Universidad de Nueva York.

También fue copresidente de la Border Network for Human Rights, y en agosto de 2017 renunció a los cargos para buscar primero la nominación demócrata y luego el escaño como Representante.

Es muy probable que su futuro entre los demócratas y la política estadunidense sea más amplio aún, debido a su estilo tipo Bernie Sanders, y sus banderas tipo derecho a abortar, donde no todos en la comunidad latina la apoyan.

Su futuro podría depender de qué tan exacto sea su diagnóstico de la situación política de la sociedad estadunidense.

Para Escobar, muchos grupos de la sociedad estadunidense están quedando fuera de los beneficios y sienten que no tienen acceso a los mejores trabajos o educación.

Trump fue electo en parte porque el Partido Demócrata se centró en políticas similares a las republicanas y no en que la clase media "se está hundiendo y clama por ayuda".

-Fin de nota-

NTX/I/JEH/FJ/