Verán un gallo con las espuelas muy afiladas. Peleador cubano busca faja mundial en creciente popularidad

Bryan Durán va camino de ser la nueva atracción del boxeo cubano.

Si este viernes se corona campeón, el guerrero conocido como “El Gallo’’ alcanzará un nivel de popularidad que pocos deportistas han alcanzado en los confines del sur de la Florida, porque él ha sido el gran responsable de llenar el Hard Rock Live del Hotel y Casino Seminole en Fort Lauderdale.

Delante de miles aficionados de su tierra, Durán tratará de coronarse en las 145 libras ante el rey de la división Kai Stewart en la misma velada donde su compatriota Alberto “El Indio’’ Blas estará discutiendo la faja de las 135 ante el campeón Keith Richardson.

Luego de seis victorias por la vía del nocaut, el peso pluma nacido en Matanzas y entrenado por Eric Castaños regresa a un lugar donde ha tenido enormes victorias, pero con la meta de conquistar la faja de oro y negro que ofrece el BKFC a sus campeones.

¿Cómo llegas a esta pelea?

“Ha sido el mejor campamento que hemos tenido, sin duda alguna. Me he preparado en lugares y con técnicas que no había hecho antes. Hemos ido subiendo el nivel pelea por pelea y estamos mejorando. El cielo es el límite, vamos para arriba. Este no va a ser el primer título. Lo vamos a defender hasta que decidamos subir de división o retirarnos’’.

¿Qué opinión te merece Stewart?

“Es un peleador con buen cardio. Le gusta traer la pelea, eso es lo más importante. Hace tiempo que estoy buscando alguien que tenga el tamaño mío y que busque la pelea porque todo el mundo me corre. Supuestamente, va a quedarse en el medio buscando la pelea y yo necesito eso para no caerle atrás. Estoy bien emocionado con esta pelea’’.

Me cuentan que has vendido muchos boletos para la velada.

“Personalmente yo he vendido más de 1,000 entradas por encima de un valor de $110,000. Orgulloso de lo que he logrado. A veces me quedo sin palabras. Parece una película, parece un sueño y no real, pero tengo que darme cuenta de que todo lo que ha pasado en mi vida, desde que salí de Cuba hasta ahora ha sido por este momento’’.

Bryan Durán junto a su entrenador Eric Castaños en el Young Tiger Gym de Miami.
Bryan Durán junto a su entrenador Eric Castaños en el Young Tiger Gym de Miami.

Un momento así lo justifica todo.

“Lo bueno y lo malo ha pasado para llegar aquí. Por mi familia, para darle la vida a mis hijos que yo no pude tener, la que se merece a mi madre que llegó de Cuba, a mi padre que se ha partido el lomo en este país trabajando por nosotros. Muy pocos cubanos han podido llegar a donde voy a llegar yo’’.

Muchos cubanos no saben aprovechar el gran momento.

“Me he preparado para este momento la vida entera. El escenario es la energía mía. Esos son mis esteroides cuando yo escucho al público siento una energía que no se puede explicar. Si he vendido tantos boletos, imaginate cómo me voy a sentir cuando salga allá afuera. Mi oponente viene de las montañas, pero viene aquí al agua baja y lo vamos a ahogar’’.

La gran noche del boxeo cubano a mano limpia llega este viernes con la promesa de algo inolvidable

¿Qué significa pelear por la faja en la misma noche del Indio?

“Imagínate, ambos venimos del mismo barrio en Matanzas, Cuba. Los dos empezamos nuestras carreras en BKFC. Nosotros somos el verdadero Bare Knuckle y vamos a demostrar que los cubanos llegamos para quedarnos y estamos a otro nivel. Somos la élite’’.

Pero Blas viene de un equipo nacional de lucha, tú vienes de cero.

“Siempre tuve corazón y estaba listo para morirme desde la primera pelea. Eso es algo que no se puede enseñar. El poder, la fuerza, la pegada, el no tener miedo nace con uno. El corazón nace con uno. Ahora imagínate que he aprendido a pelear. En las primeras peleas iba a tirar golpes, pero en las últimas peleas soy otro peleador. Ahora verán un gallo con las espuelas muy afiladas’’.