Venus Williams se queda corta en Wimbledon

Por HOWARD FENDRICH
La estadounidense Venus Williams después de perder un punto contra la española Garbiñe Muguruza en la final de Wimbledon, el sábado 15 de julio de 2017. Muguruza venció a Williams en dos sets con 7-5, 6-0. (AP Foto/Tim Ireland)

LONDRES (AP) — A pesar de todo, Venus Williams siguió trabajando, esforzándose, con la mira puesta en ganar otro campeonato de Wimbledon.

Pese a los difíciles días para ajustar su vida a una enfermedad autoinmune que le provoca fatiga, a pesar de los decepcionantes días con derrotas en primera ronda que la llevaron a pensar en el retiro, a pesar de todos los años acumulados, la estadounidense siguió adelante.

Y el sábado, al enfrentar a la española Garbiñe Muguruza en la final de Wimbledon, Williams tuvo su sexta oportunidad para alzar el trofeo en el All England Club, nueve años después de la última y, sobre todo, 17 años después de la primera.

Williams estuvo dos veces a un punto de ganar el primer set antes de desmoronarse, perdiendo los últimos nueve games para caer 7-5, 6-0 ante Muguruza, quien conquistó su primera corona de Wimbledon.

“Aquí es donde uno desea estar. Me gusta ganar. No quiero solamente llegar a la final”, dijo Williams, que a sus 37 años es la tenista de mayor edad desde 1994 en disputar una final de Wimbledon. “Solo se trata de jugar un poco mejor”.

Williams parecía tomar el control del duelo al irse al frente 5-4 en el primer set, y con su rival sacando con un adverso 15-40. Pero el primer punto de set, un intercambio de 20 golpes, terminó cuando Williams flaqueó primero, enviando una derecha a la red. En el segundo, Williams hizo una devolución larga y Muguruza celebró en ese game y los ocho siguientes para alzar su segunda corona de Grand Slam.

Williams tiene siete de ellos: cinco en Wimbledon en 2000, 2001, 2005, 2007 y 2008; y dos en el Abierto de Estados Unidos en 2000 y 2001.

Su entrenador David Witt ofreció una explicación a lo que sucedió ante Muguruza. “Solo fueron los nervios”, aseguró. “Me pareció que nunca sentirse a gusto ahí (en la pista)”, agregó Witt.

Williams llegó a Inglaterra hace unas semanas, después de verse involucrada en un accidente en Florida. Dos semanas después del choque, un pasajero de 78 años que iba en el otro vehículo falleció. En una conferencia de prensa después de ganar en la primera ronda de Wimbledon le preguntaron sobre el episodio y cuando trató de responder comenzó a llorar y se retiró un momento de la sala para calmarse.

Witt dijo que no había hablado sobre lo que sucedió una vez que comenzó el torneo con la esperanza de que Williams “solo se enfocara en el tenis”.

Y fue hasta el final del primer set del sábado que a Williams iba muy bien.

En 2011, Venus reveló que había diagnosticada con el síndrome de Sjogren, padecimiento que puede causar fatiga y dolores en las articulaciones. Suele hablar de seguir una dieta vegetariana.

Pero nunca perdió su pasión por el tenis o su deseo de destacarse en el circuito.

“Lo que me asombra es que mantiene el deseo de seguir ganando. Lo ha ganado casi todo. Ya no es una jovencita, para encarar todos estos partidos. Saca su garra”, dijo Muguruza. “No sé si yo podré hacer lo mismo a su edad”.

La señal más evidente del resurgimiento de Venus se dio el año pasado, cuando alcanzó las semifinales en Wimbledon. Luego, en enero de este año, accedió a la final del Abierto de Australia por primera vez de 2003, sucumbiendo ante su hermana, Serena. Y ahora, su primera final en Wimbledon tras perder ante Serena en 2009.

"He podido estar varias veces en posición de pelear por los grandes títulos. Esa es la clase de posición en la que quiero seguir”, dijo Williams. “Es cuestión de cruzar la meta. Pienso que puedo hacerlo”.

Más de una vez los periodistas le consultaron si el síndrome de Sjogren o si edad incidieron en el desenlace del partido el sábado.

Pero Williams esquivó esas preguntas, y en cambio elogió a Muguruza, cuya potencia y precisión agobiaron a la norteamericana.

“El crédito le corresponde a ella, fue más fuerte”, dijo Williams.

Esta fue la 16ta final de Grand Slam para Williams, la segunda de 2017.

Y se expresó segura de que no será la última.

Cuando en la premiación le preguntaron si quería enviarle un mensaje a Serena, alejada del tour mientras aguarda por dar a luz un bebé, Venus replicó: “Te echo de menos. Lo intenté al máximo para hacer lo que tú hacer, pero creo que tendrá más oportunidades. Claro que sí”.

Con todo lo que le ha tocado pasar, dudar de Venus Williams es imprudente.

___

Howard Fendrich en Twitter: http://twitter.com/HowardFendrich