Venta libre no significa inocuo: atención con los somníferos

DPA, DPA
·1  min de lectura

La luz ya está apagada, la cama es cómoda. Sin embargo, el sueño no llega. En esos casos, muchas personas ven una solución en los medicamentos para dormir de venta libre que se consiguen en las farmacias.

Sin embargo, los médicos advierten que hay que tener cuidado, ya que el que un remedio sea de venta libre no significa que sea inocuo.

En principio, solo deberían tomarse somníferos sintéticos cuando las medidas no medicamentosas ya no alcanzan. Los expertos advierten que las personas de más de 65 años corren el riesgo de sufrir efectos secundarios de peso como alteraciones en la vista, mareos, alteraciones del ritmo cardíaco o caídas.

Si se toman estos medicamentos a diario, no se debe hacer por más de dos semanas. Tampoco conviene dejar el medicamento de repente, sino gradualmente, ya que la suspensión repentina puede llevar a alteraciones del sueño, lo que a su vez genera un círculo vicioso, de acuerdo con los expertos.

Además, si se toman estos remedios muy tarde en la noche, pueden causar cansancio al otro día y tener como consecuencia una capacidad de reacción más lenta.

Una alternativa a los somníferos sintéticos son los preparados con plantas como valeriana, lúpulo, melisa y lavanda. En líneas generales, estos pueden ser consumidos durante más tiempo, pero también conviene asesorarse antes de tomarlos.