‘¡Es una venganza!’: Indignación en China por las pruebas Covid impuestas en el extranjero

AP - Aurelien Morissard

Pekín condenó el martes 3 de enero la imposición de pruebas Covid-19 por una docena de países a los viajeros chinos procedentes de China. Las barreras sanitarias vuelven a subirse en el extranjero para quienes provengan del gigante asiático, mientras el país se prepara para reabrir sus fronteras, a pesar de una ola epidémica sin precedentes.

Con Stéphane Lagarde y Louise May, corresponsales de RFI en China

Por tercera vez consecutiva, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino ha denunciado lo que considera una decisión no racional. "Algunos países han establecido restricciones dirigidas únicamente a los viajeros procedentes de China (...) estas prácticas son inaceptables", declaró el martes a los periodistas Mao Ning, uno de los portavoces de la diplomacia china. Pekín, añadió, podría tomar contramedidas basándose en el "principio de reciprocidad".

También afirmó que la adopción de restricciones por parte de algunos países carecía de "base científica". "Nos oponemos firmemente a los intentos de manipular las medidas sanitarias para lograr objetivos políticos", añadió.

Las declaraciones se producen un mes después del levantamiento de las medidas de prevención y control de la epidemia, que desencadenó un tsunami de infecciones en las megaciudades chinas y una saturación del sistema hospitalario.

También y, sobre todo, llegan tras casi tres años de cierre de las fronteras chinas, con drásticas restricciones sanitarias a la entrada.

Estas últimas, y en particular las cuarentenas, se suprimirán a partir de este domingo, pero se seguirá exigiendo una prueba PCR negativa en un plazo de 48 horas a los pasajeros procedentes del extranjero.

¿Qué piensan los chinos?


Leer más sobre RFI Español