Venezuela reforma ley de hidrocarburos para permitir "nuevas modalidades', dice Maduro

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Una niña se para frente a su casa mientras la refinería Cardón, que pertenece a la petrolera estatal venezolana PDVSA, es vista al fondo, en Punto Fijo

CARACAS, 2 mar (Reuters) - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo el martes que la Asamblea Nacional consideraría reformas a ley de hidrocarburos que, según dijo, permitirían "nuevas modalidades de negocios", en medio de una industria petrolera en crisis.

Maduro no proporcionó detalles sobre los cambios que haría el congreso, controlado por los aliados del partido socialista gobernante, después de una elección en diciembre ampliamente rechazada por la oposición y en la que no participó.

Los anuncios se producen cuando funcionarios han propuesto permitir a las empresas privadas un papel más importante en la industria petrolera clave del país, en un ruptura con el modelo estatal impulsado por el fallecido expresidente Hugo Chávez.

Actualmente, la ley exige a Petróleos de Venezuela (PDVSA) una participación mayoritaria en las empresas conjuntas con compañías privadas y extranjeras, y otorga a la estatal el control de la comercialización de crudo. La oposición venezolana ha abogado durante mucho tiempo por una mayor actuación del sector privado.

La producción de crudo de Venezuela se ha desplomado en los últimos años debido a la falta de inversión y la mala gestión, y más recientemente a las sanciones de Estados Unidos a PDVSA destinadas a presionar por la salida del poder de Maduro.

La ley de hidrocarburos forma parte de un conjunto de leyes que la Asamblea Nacional propuso reformar en su sesión del martes. El congreso contempla cambiar la ley que regula la actividad del sector minero de Venezuela así como el Código de Comercio. Adicional, elaboraría un marco legal para crear "zonas económicas especiales". La oposición venezolana, encabezada por Juan Guaidó, optó en gran medida por no participar en la votación de diciembre porque argumentó que no había garantías de que la votación fuera libre y justa. Guaidó no reconoce como legítima la Asamblea Nacional alineada con Maduro, y ha nombrado una comisión delegada que continúen desempeñando las funciones legislativas.

(Reporte de Deisy Buitrago en Caracas y Luc Cohen en Nueva York. Editado por Mayela Armas)