Venezuela recibe a primer embajador colombiano en tres años

·3  min de lectura
COLOMBIA-VENEZUELA DIPLOMACIA (AP)
COLOMBIA-VENEZUELA DIPLOMACIA (AP)

Por primera vez en más de tres años un embajador de Colombia es aceptado por Venezuela dando un paso fundamental en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas de los países vecinos.

Armando Benedetti hizo el lunes entrega de las cartas credenciales en Caracas que lo acreditan como embajador en Venezuela tras arribar el domingo al país. Resta que con el embajador designado de Venezuela, el excanciller Felix Plasencia, surta el mismo acto protocolario en Bogotá.

La relación bilateral se renovó con el gobierno de Gustavo Petro, el primer presidente de izquierda en la historia de Colombia, quien ha dado un giro al reconocer a Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela y no al líder opositor Juan Guaidó, como lo había hecho su antecesor Iván Duque (2018-2022).

A los tres años de relaciones diplomáticas congeladas, se suma el rompimiento comercial en 2015 cuando Maduro ordenó el cierre de los cruces fronterizos, dejando a Colombia sin el que fuera su socio comercial más importante. Los puentes continúan bloqueados y sólo permiten el paso peatonal, no el transporte de carga.

Aneta Ikonomova Gueorguieva, especialista en relaciones internacionales, dijo a The Associated Press que el rompimiento provocó un efecto devastador en los dos países, especialmente en la economía de los pueblos fronterizos que ahora deben revitalizar.

Además, la falta de comunicación oficial generó un vacío en la frontera compartida de 2.200 kilómetros que avivó los pasos ilegales -llamados trochas- controlados por grupos armados ilegales a cargo del contrabando, el narcotráfico y el tráfico de migrantes.

El último punto de quiebre entre los dos países fue en febrero de 2019, cuando Maduro rompió relaciones y ordenó al cuerpo diplomático colombiano abandonar Venezuela en 24 horas.

Maduro acusó al gobierno de Duque de prestar su territorio para agredir a Venezuela luego de que la oposición intentara cruzar ayuda humanitaria por la frontera y realizara el concierto “Venezuela Aid Live” con apoyo de Duque. Para ese momento, Colombia reconocía a Guaidó y Duque lideró en la región lo que llamó un “cerco diplomático” que pretendía la salida de Maduro del poder, alineado con Estados Unidos, su tradicional aliado, y país que ha impuesto duras sanciones a Venezuela en los últimos años.

La víspera Benedetti indicó que hablará con Maduro sobre un pronto encuentro presidencial con Petro.

Rafael Piñeros, coordinador de Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, dijo a la AP que luego del avance diplomático y político seguirán otros retos relacionados a recuperar la institucionalidad, es decir, reabrir las sedes consulares -en Colombia una de ellas se quemó y fue saqueada-, posesionar el personal y resolver los procesos acumulados de miles de migrantes.

Además, Piñera considera que los dos países deben reconstruir los discursos, debido a que por años se intercambiaron agravios públicos. Caracas señaló al gobierno colombiano de supuesto cómplice del paramilitarismo y de querer derrocarlo con auspicio de Estados Unidos, mientras que Bogotá acusó a Maduro de ser un dictador.

Benedetti fue designado por Petro para liderar dicha transición. Se convirtió durante la campaña presidencial en el hombre de confianza de Petro, era el encargado de su agenda y lo acompañó a recorrer el país buscando electores. Es un político experimentado que viene de los partidos tradicionales y no de la izquierda, como Petro.

El nuevo embajador se ha sabido relacionar con el poder. Como congresista apoyó primero el gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010), fuerte opositor político de Petro, y luego respaldó la candidatura del siguiente presidente Juan Manuel Santos, quien no tardó en distanciarse de Uribe aunque se hizo elegir como su heredero político.

Durante el gobierno de Duque, Benedetti mantuvo distancia con el entonces presidente y luego se unió a Petro en su aspiración a la presidencia.