Venezuela produce chocolate de clase mundial

CAÑO RICO, Venezuela (AP) — Las mazorcas del cacao tienen colores que van de un amarillo brillante a un rojo carmesí en las plantaciones de Venezuela, donde nacen algunos de los mejores chocolates del mundo.

La cosecha, una vez procesada, se transforma en barras finas que son saboreadas en Venezuela y exportadas a Estados Unidos, Europa y Japón por la empresa Chocolates El Rey. La compañía ha ganado fama internacional a pesar de tener que lidiar con una serie de dificultades durante el gobierno del presidente Hugo Chávez.

El Rey exportaba sin mayores inconvenientes en el pasado, pero en la actualidad su presidente afirma que debe satisfacer más de 50 requisitos para operar y sacar al exterior sus chocolates.

El gobierno ha expropiado algunas plantaciones pequeñas. Si bien esas medidas no afectan a El Rey, la empresa sufrió un duro golpe hace una década, cuando invasores de tierras tomaron su plantación modelo. Los ocupantes ilegales derribaron enormes árboles de caoba y samán, y sembraron maíz.

Los esfuerzos de El Rey por recuperar esas granjas han sido infructuosos y el propietario de la empresa, Jorge Redmond, admite ahora que le da cierta preocupación la posibilidad de que en algún momento el gobierno decida expropiársela. Sin embargo, no pierde el optimismo y planea realizar nuevas inversiones para aumentar la producción, que ya es de unas 3.000 toneladas de chocolate al año.

"Vamos a quedarnos y a dar pelea. No nos estamos rindiendo. Y creo que la mayoría de las otras empresas van a hacer lo mismo", afirmó Redmond, quien dirige El Rey desde hace casi cuatro décadas como presidente y accionista mayoritario. "Hay que seguir trabajando. Mi filosofía es que vamos a durar más que el gobierno".

El crecimiento de El Rey demuestra cómo algunos empresarios se las ingenian para salir adelante en la industria del chocolate en Venezuela mientras los productores de otras cosechas como café y azúcar han tenido problemas derivados de los controles de precios, las importaciones baratas y las confiscaciones de tierras y de plantas procesadoras hechas por el gobierno de Chávez.

La firma de Redmond paga más por cacao de calidad, provee asistencia técnica a pequeños productores y promociona su chocolate en Venezuela y en el resto del mundo.

Parte del aromático cacao es producido por granjeros independientes de la región de Barlovento, al este de Caracas, en cuyos densos bosques costeros florece.

El agricultor Pablo Planchar, que trabaja en la misma plantación donde laboraron sus padres hace varias décadas, dice que le agradece a El Rey por los altos precios que paga, por el equipo que aporta para podar los árboles y por las cajas especiales de madera apamate que usa para fermentar el cacao en una casilla frente a su casa.

Luego de seis días de fermentación, el cacao es desparramado y puesto a secar al sol. Un techo móvil de metal permite protegerlo cuando llueve.

"Es la institución que más nos ha favorecido a nosotros", expresó Planchar, en alusión a El Rey. Comparte las cajas de fermentación y el patio para secar el cacao con otros agricultores de la comunidad rural de Caño Rico. Los campesinos también se ayudan entre sí con la cosecha.

Una mañana reciente Planchar y otros seis individuos partían las mazorcas (también conocidas en algunos lugares como vainas) de cacao con machetes y sacaban la pulpa blanca y las almendras.

"Este está listo. Mira el color", comentó mientras sostenía una mazorca de cacao. Planchar y los demás fumaban puros y se pasaban una botella de licor casero mientras trabajaban.

Planchar dijo que puede ganar el equivalente a 465 dólares al mes y que espera que el crédito y los precios suban, lo mismo que la ayuda que da El Rey. Su ingreso mensual es levemente inferior al salario mínimo de las personas con empleos tradicionales, el cual es de 476 dólares por mes. Como consecuencia de ello, muchos agricultores independientes realizan otros trabajos para que el dinero les alcance hasta fin de mes.

El cacao venezolano ha sido siempre una exportación preciada. Fue cosechado por esclavos durante la época de la colonia española en el siglo XVII, en que empezó a ser exportado a Europa. A principios del XX apareció el petróleo y desplazó al café y el cacao como el producto más importante para la economía venezolana.

Hoy Venezuela produce 17.000 toneladas de cacao al año, menos de la mitad del 1% de la producción mundial, según César Guevara, presidente de la asociación de procesadores industriales del cacao. Ha sido visto como un cultivo artesanal y nunca se promovió la exportación en gran escala. Venezuela es uno de los sitios donde se producen variedades aromáticas especiales, junto con Ecuador, Trinidad y Tobago y algunas islas caribeñas.

Los entendidos dicen que el chocolate venezolano tiene aromas y sabores exquisitos derivados de sus variedades del cacao, la tierra y el clima, junto con la cuidadosa fermentación y proceso de secado.

"En los bosques venezolanos nacen los Rolls Royce y los Ferrari del cacao", expresó Antonio Pasquali, ex funcionario de las Naciones Unidas y ex profesor universitario que se describe como un "chocolatómano".

El y otros aficionados venezolanos dicen que se cree que el famoso cacao criollo se originó en la cuenca del Lago de Maracaibo, y sigue habiendo varias variedades criollas hoy en día. Pero como son frágiles y vulnerables a contraer enfermedades, en muchas regiones se empezó a cultivar una variedad híbrida, más resistente, llamada trinitario.

Los expertos distinguen entre una rica variedad de cacaos, con nombres como Porcelana y Río Caribe, como si se tratase de vinos finos.

"Venezuela siempre ha tenido un chocolate fantástico, exquisito para mí", declaró Michael Recchiuti, un vendedor de chocolates de San Francisco que usa el venezolano para algunas de sus creaciones y dice que tiene un sabor diferente. Indicó que considera el chocolate venezolano uno de los mejores del mundo, junto con los de Madagascar, Ecuador y algunos otros países.

Pasquali le da a El Rey el mérito de haber rescatado las tradiciones venezolanas y producido un chocolate de alta calidad en lugar de exportar el cacao puro. "El Rey le ha conferido otra dimensión a la fama internacional de la Venezuela cacaotera y nos permite conseguir a los chocolatómanos, dentro del país, chocolates de alta calidad antes inexistentes," dijo.

El negocio del Rey se ha expandido desde 1995, cuando lanzó una línea de barras de un solo grano. Ofrece varios tonos de chocolate con leche y chocolate oscuro con nombres como "Caoba" y "Apamate".

Ahora emplea más de 200 personas y planea aumentar sus exportaciones.

Otra empresa que produce la marca Chocolate San José también está floreciendo. La Hacienda San José, una compañía familiar en la Península de Paria, produce cacao desde 1830 y su gerente de ventas Claudia Franceschi representa la sexta generación de la familia dedicada al negocio. Dice que las ventas nacionales del Chocolate San José se han más que duplicado en años recientes. El año que viene se proponen lanzar al mercado internacional una nueva línea de chocolates oscuros llamada "Franceschi".

Sin embargo, no todo el que se mete en el negocio tiene éxito. Kai Rosenberg dijo que el gobierno confiscó sus pequeñas plantaciones en Choroní y que no ha podido hablar con nadie sobre compensaciones.

"No quieren pagar, y esa es la norma más que la excepción", comentó Rosenberg, quien ha trabajado tres décadas en la recuperación de variedades de cacao criollo.

El presidente Chávez, por su parte, ha hablado por televisión de aprovechar mejor el potencial del cacao y aumentar las exportaciones. Su gobierno ha establecido la Corporación Socialista del Cacao Venezolano, que ha invertido en varias plantas de procesamiento.

Redmond dijo que las autoridades de la empresa estatal mantuvieron una reunión con compradores privados en Barlovento en noviembre y les explicaron que planeaban comprar unas 2.000 toneladas directamente de los agricultores y dividirlas entre la industria.

"Dejamos en claro que vamos a comprar sólo lo que nos conviene", declaró Redmond en su oficina de Caracas, que está decorada con mazorcas de cacao de madera y donde se huele el chocolate.

En cuanto a los planes del gobierno, "no sabemos exactamente cómo va a funcionar esto", expresó.

No fue posible hablar con funcionarios de la empresa estatal de cacao para que diesen detalles.

Ya en 1975 hubo una incursión previa del estado en el mercado, cuando el gobierno trató de crear un monopolio para la compra y venta de cacao. Pero Redmond y otros dicen que fue un desastre y que la producción bajó antes de que la iniciativa fuera abandonada.

Redmond, un venezolano educado en Estados Unidos, hijo de un estadounidense que vino a Venezuela a trabajar en la industria del petróleo, cree que la empresa privada es vital para el futuro del país y ha ayudado a elaborar planes para darle impulso al sector del cacao con ayuda del sector privado y de bancos de desarrollo internacionales. Pero dijo que sería necesario que el gobierno diera permiso para que el proyecto funcionase.

Mientras tanto, El Rey se enfoca en sus propios esfuerzos, incluida la producción de una marca "reserva privada" con una variedad de cacao que alguna vez fue cultivada en la misma granja modelo que fue tomada por invasores ilegales.

Para garantizar la calidad, está asesorando a los pequeños agricultores, tarea que desarrolla el ingeniero agrónomo Francisco Betancourt, quien le enseña a los agricultores técnicas para fermentar y secar el cacao.

Mientras hablaba con un agricultor, Betancourt tomó un grano de cacao entre sus dedos, lo acercó a su nariz y declaró: "Este está bello, está bonito".

____

Ian James está en Twitter como https://twitter.com/ianjamesap

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK