Venezuela: ánimos se caldean en ausencia de Chávez

CARACAS, Venezuela (AP) — Las acusaciones de corrupción y los fuertes insultos entre el oficialismo y la oposición sacudieron el escenario político venezolano y agitaron el ambiente de incertidumbre que impera en el país por larga convalecencia del presidente Hugo Chávez, que desde hace casi dos meses permanece en Cuba sin aparecer en la escena pública.

La radicalización de las posiciones entre los oficialistas y opositores, que inclusive ha llevado a la agresión física, es considerada por los analistas como el "preámbulo" de una "dura" campaña electoral que podría darse este año ante las complicaciones de salud que enfrenta Chávez por la reincidencia del cáncer.

El presidente de la Asamblea Nacional, diputado oficialista Diosdado Cabello, acusó la noche del martes en el congreso a tres de los diputados del opositor Partido Primero Justicia de estar implicados en hechos de corrupción.

En medio de una caldeada sesión en la que intercambiaron acusaciones e insultos, Cabello mostró varias copias de cheques, que datan de hace más de dos años, de supuestos financiamientos privados que recibió el legislador Richard Mardo y denunció una supuesta nómina paralela que manejó el congresista Gustavo Marcano, cuando se desempeñó como alcalde de un municipio del estado oriental de Anzoátegui.

Cabello también presentó un vídeo, que había sido divulgado semanas antes de las elecciones del 7 de octubre de 2012, en las que aparece el diputado de Primero Justicia, Juan Carlos Caldera, recibiendo dinero de un empresario.

El diputado oficialista Pedro Carreño, estrecho aliado de Cabello, anunció que la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional levantará un informe para enviarlo al Tribunal Supremo de Justicia para que determine si hay delitos en los casos de los tres diputados, e iniciar un proceso para levantarles la inmunidad, que les da la Constitución, y poderlos enjuiciar.

Carreño dijo que se enviaría un oficio a la Fiscalía General para solicitar que los tres congresistas opositores sean detenidos.

A los señalamientos de Cabello se sumó el canciller Elías Jaua quien a través de su cuenta de Twitter denunció el martes que "la gobernación de Miranda, lamentablemente, es la caja chica de esa banda de malandros sifrinos (ricos) que es Primero Justicia". Jaua fue candidato a la gobernación de Miranda en los comicios regionales de diciembre en los que fue derrotado por el opositor Henrique Capriles.

"Somos absolutamente inocentes y más bien quienes han utilizado Pdvsa como les da la gana, quienes han regalado el dinero de los venezolanos a otros países como les da la gana, quienes ha utilizado el dinero del pueblo para enriquecerse en 14 años son los Diosdado Cabello de este mundo, los Nicolás Maduro de este mundo, y Rafael Ramírez de este mundo", afirmó el miércoles el diputado y coordinador nacional de Primero Justicia, Julio Borges.

Borges defendió, en una entrevista en el canal privado Venevisión, a Marcano señalando que su caso fue cerrado por un tribunal hace dos años, y dijo que Mardo "ha buscado donaciones de personas" para hacer casas, pequeños comercios, escuelas y reparar canchas deportivas, y que eso "es lo que le duele al gobierno".

Mardo rechazó los señalamientos de Cabello y denunció que un emisario del presidente del congreso ole ofreció que se pasara hacia al bando oficialista a cambio de "congelar las ollas que estamos montando".

En respuesta a los ataques contra los miembros de su organización, Capriles dijo el martes en su cuenta de Twitter que "es un honor que Al Capone (en alusión a Cabello) pida una investigación a Primero Justicia", e indicó que "la justicia tarda pero llega y de la divina nadie se salva! Todos estos corruptos del gobierno tendrán que rendir cuentas".

El secretario ejecutivo de la coalición opositora, Ramón Guillermo Aveledo, afirmó el miércoles en rueda de prensa que las acusaciones del oficialismo forman parte de una "farsa que no tiene precedentes". Descartó que las "maniobras" del oficialismo vayan a "dividir" y "desmoralizar" a los sectores adversos al gobierno.

Las tensiones entre oficialismo y la oposición comenzaron a evidenciarse a finales de enero a raíz de una golpiza que le dio el diputado oficialista Claudio Farías a Borges en un pasillo del congreso. En esa oportunidad la oposición denunció que el oficialismo estaba recurriendo a la "radicalización" ante la ausencia del presidente Chávez.

A comienzos de semana la confrontación entre ambos bandos tuvo un nuevo capítulo cuando Maduro lanzó como insignia del oficialismo una gorra tricolor, muy similar a la que usó Capriles en la pasada campaña presidencial.

Maduro dijo que las "gorras revolucionaria" no se las pueden robar "la oligarquía" ni los "burguesitos sifrinoides".

Durante la sesión parlamentaria del martes algunos congresistas opositores y oficialistas portaron las gorras tricolor dejando en evidencia la intensa rivalidad que hay entre los dos bandos.

El profesor de ciencia política de la Universidad Simón Bolívar de Caracas, José Vicente Carrasquero, afirmó que las acciones del oficialismo buscan "desmoralizar a la posición, desmoralizar a sus seguidores... para que se desactiven políticamente" ante una eventual contienda electoral presidencial.

La Constitución establece que de darse una "falta absoluta" el presidente en ejercicio debe llamarse a elecciones en 30 días.

Carrasquero dijo a la AP, en una entrevista telefónica, que el oficialismo ha puesto en el debate el tema de la corrupción opositora para "suplantar la agenda de los temas de la gente, es decir que no se hable más de la escasez (alimentos), que no se hable más del problema del dólar, que no se hable más de la criminalidad...y se hable solamente de lo que ellos quieren que se hable".

"Ellos necesitan ir posicionándose como ganadores, y al mismo tiempo ir presentando a la oposición... que va a ser derrotada en un proceso electoral", agregó.

Cargando...