Venezuela: López se une a la familia tras huir de Venezuela

JOSHUA GOODMAN
·5  min de lectura
ARCHIVO - En esta foto de archivo del 2 de mayo de 2019, el líder opositor Leopoldo López habla en conferencia de prensa en la puerta de la residencia del embajador español en Caracas. López abandonó la residencia el sábado 24 de octubre de 2020 y se disponía a partir de Venezuela. (AP Foto/Martin Mejia, File)
ARCHIVO - En esta foto de archivo del 2 de mayo de 2019, el líder opositor Leopoldo López habla en conferencia de prensa en la puerta de la residencia del embajador español en Caracas. López abandonó la residencia el sábado 24 de octubre de 2020 y se disponía a partir de Venezuela. (AP Foto/Martin Mejia, File)

MEDELLÍN, Colombia (AP) — Después de más de seis años de encierro, el líder opositor venezolano Leopoldo López es un hombre libre y se reencontró con su familia en Madrid.

López llegó el domingo a la capital española luego de lo que sus asistentes describieron como una fuga relámpago de la residencia del embajador español en Caracas, donde había estado como “huésped” desde que lideró un fallido golpe militar respaldado por Estados Unidos contra Nicolás Maduro en abril de 2019.

Dos personas cercanas a López dijeron que huyó de Venezuela por mar y llegó a la cercana isla caribeña de Aruba el viernes. Hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir los detalles de la huida, que siguió a meses de planificación.

Los asistentes insistieron en que la salida no fue el resultado de negociaciones con el gobierno, como han especulado muchos partidarios e incluso opositores del gobierno socialista.

El gobierno de Venezuela emitió un comunicado el domingo criticando a España por ayudar en la huida de López, al que tachó de “terrorista”. Calificó al embajador de España, Jesús Silva, como el “principal organizador” y “cómplice” de la fuga del opositor, pero se abstuvo de expulsar al diplomático, quien fue llamado recientemente y tiene previsto concluir su misión en Caracas el próximo mes.

De esa manera, España “participa activamente en la fuga ilegal de un peligroso delincuente y decide recibirlo en su territorio, sin reparar en las leyes internacionales”, agregó el comunicado, divulgado por el canciller Jorge Arreaza en las redes sociales.

Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela y considerado el segundo hombre más poderoso del oficialismo luego de Maduro, desestimó previamente la huida de López.

“Nosotros siempre hemos dicho que Leopoldo es un problema de la oposición, ese no es problema nuestro”, dijo Cabello en declaraciones difundidas por la televisión estatal durante un acto de simulacro electoral.

En tanto, miembros de la policía de inteligencia SEBIN detuvieron a varias personas que trabajan en la misión diplomática, incluida una mujer que cocinaba para López, además de guardias de seguridad privados, según los aliados de López.

El SEBIN trató el sábado de registrar las casas de los agentes de la Policía Nacional de España apostados en el recinto diplomático en busca de información sobre el paradero de López.

El gobierno de España condenó las detenciones de personal laboral de su embajada, así como “los registros producidos en domicilios de personal adscrito” a esa sede diplomática “actos que suponen un incumplimiento de las obligaciones contenidas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores de España en un comunicado.

López, de 49 años, aún no ha hecho una aparición pública. Pero dijo el sábado por la noche en las redes sociales que la decisión de dejar su tierra natal “no ha sido sencilla”.

“No descansaremos y seguiremos trabajando día y noche para alcanzar la libertad que nos merecemos todos los venezolanos”, dijo López a través de Twitter la noche del sábado.

“Luego de pasar siete años de persecución y prisión injusta dentro de Venezuela Leopoldo López todavía no se encuentra en total libertad, al igual que todos los venezolanos, mientras exista una dictadura que viola los derechos humanos del pueblo”, dijo su partido.

No está claro cómo López abandonó la residencia del embajador, dada la fuerte presencia de la seguridad del estado apostada permanentemente en las afueras del recinto. Los viajes por tierra se han vuelto cada vez más difíciles debido a la escasez generalizada de combustible y los puestos de control controlados por las fuerzas de seguridad han proliferado en todo el país.

En un mensaje dirigido a Maduro en Twitter, el líder de la oposición Juan Guaidó -- que es reconocido por más de 50 naciones como presidente interino del país al considerar que la reelección de Maduro en 2018 se consideró ilegítima-- dijo que su mentor político había salido de Venezuela “burlando su aparato represivo”.

Su condena de casi 14 años de prisión, fijada en septiembre del 2015 por presuntamente incitar a la violencia, fue condenada por muchos países. Luego de permanecer más de tres años en prisión militar, el opositor fue puesto bajo arresto domiciliario desde el 8 de julio de 2017.

La oposición venezolana, después de sacar a decenas de miles de personas a las calles el año pasado, ahora lucha por recuperar el impulso. Maduro mantiene firmemente el control de las fuerzas armadas y casi todas los instituciones del Estado.

El gobierno también se está preparando para retomar el control de la Asamblea Nacional, la última gran institución nacional en manos de la oposición, en las elecciones legislativas de diciembre que Guaidó ha prometido boicotear.

López se había negado obstinadamente durante mucho tiempo a irse, incluso cuando su esposa e hijos huyeron el año pasado a España, donde su padre tiene la ciudadanía y es miembro del Parlamento Europeo.

López se une a decenas de figuras antigubernamentales que han huido de Venezuela en los últimos años, muchas de las cuales se han ido de forma encubierta para evitar una posible persecución o tiempo en la cárcel. Millones de ciudadanos comunes se han ido debido al colapso de la economía del país.

Los años que López pasó en una prisión militar solidificaron su imagen de hombre dispuesto a arriesgar su propia piel para librar al país de Maduro. Buscó aliados entre sus excarceleros en la Fuerza Armada y en 2019 reapareció en un paso elevado de una autopista junto a un pequeño grupo de militares que pedían un levantamiento contra Maduro. El golpe fue fácilmente neutralizado.