Venezuela introduce nueva moneda con 6 ceros menos

·4  min de lectura
Moneda de Venezuela (Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.)
Moneda de Venezuela (Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.)

Una nueva moneda con seis ceros menos debuta el viernes en Venezuela, cuya moneda se ha vuelto casi inútil por años con la peor inflación del mundo.

La denominación más alta hasta ahora era un billete de 1 millón de bolívares que valía un poco menos de un cuarto de dólar para el jueves. La nueva moneda alcanza un máximo de 100 bolívares, un poco menos de US$25, hasta que la inflación comience a consumirla también.

El cambio de un millón a 1 para el bolívar está destinado a facilitar tanto las transacciones en efectivo como los cálculos contables en bolívares, los cuales hasta ahora requerían hacer malabarismos con cadenas casi infinitas de ceros.

“La razón más importante y fundamental es que los sistemas de pago ya están colapsados porque la cantidad de dígitos hace que dichos sistemas y hacer las cuentas sean prácticamente inmanejables”, dijo José Guerra, profesor de economía de la Universidad Central de Venezuela. "Estos sistemas de procesamiento de pagos con tarjeta de débito o un sistema de contabilidad para empresas ... no están destinados a la hiperinflación, sino a una economía normal".

Con el sistema anterior, una botella de refresco de dos litros podía costar más de 8 millones de bolívares, y muchos de esos billetes eran escasos, por lo que un cliente podría tener que pagar con un grueso fajo de papel.

Los bancos permitían a los clientes retirar un máximo de 20 millones de bolívares en efectivo por día, o en ocasiones menos si el dinero en la sucursal se estaba agotando.

Por lo tanto, los consumidores han llegado a depender de los dólares estadounidenses y los métodos de pago digitales, como Zelle y PayPal, para realizar compras. Hoy en día, la mayoría de las transacciones se realizan de forma electrónica y, según Guerra, más del 60 por ciento se realizan en dólares estadounidenses.

Cuando el Banco Central de Venezuela anunció el cambio de moneda el mes pasado, los funcionarios dijeron que los sistemas de pago se modernizarán para expandir el uso digital del bolívar.

También subrayaron que la eliminación de seis ceros no afecta de otra manera el valor de la moneda. El bolívar “no valdrá más ni menos; es sólo para facilitar su uso en una escala monetaria más simple”, según un comunicado del Banco Central.

Esta es la tercera vez que los líderes socialistas de Venezuela recortan ceros a la moneda. El bolívar perdió tres ceros en 2008 bajo el difunto presidente Hugo Chávez, mientras que su sucesor, el actual presidente en disputa, Nicolás Maduro, eliminó cinco ceros en 2018.

Después de más de cuatro años de hiperinflación, muchos venezolanos piensan que los nuevos proyectos de ley también serán de corta duración. El banco central ya no publica estadísticas de inflación, pero el Fondo Monetario Internacional estima que la tasa de Venezuela a fines de 2021 será del 5.500 por ciento.

“Solo tenía 3 millones de bolívares en mi cuenta, con eso no compras ni un solo (pedazo de pan), dijo Elena Díaz, una trabajadora de limpieza de 28 años parada afuera de un supermercado. “Cuando me quiten los seis ceros, con esos 3 bolívares tampoco podré comprar nada”.

El uso de billetes verdes se aceleró después de que el gobierno del presidente en disputa Maduro, hace dos años, abandonara sus largos y complicados esfuerzos para restringir las transacciones en dólares a favor de la moneda local, restricciones que solo alimentaban la inflación.

Los billetes de dólar ingresan a Venezuela a través de una red de titulares de cuentas bancarias extranjeras que cobran comisiones o mediante personas que viajan a casa con efectivo.

Antes del cambio, algunas tiendas ya habían comenzado a mostrar tres precios por cada producto, tanto en dólares estadounidenses como en bolívares nuevos y viejos.

Los bancos dijeron que congelarían las operaciones durante varias horas entre el jueves y el viernes para hacer ajustes al cambio.

Guerra, quien fue asesor de un ex candidato presidencial de la oposición, dijo que los venezolanos ahora están acostumbrados a los ajustes monetarios y es posible que se produzcan más, a menos que cambien las políticas gubernamentales.

“Básicamente, si no hay un programa económico para detener la hiperinflación, esto volverá a suceder ...”, dijo Guerra. “El problema es que la hiperinflación fue tan agresiva en 2018 y 2019 que la reconversión de 2018 (cuando se eliminaron cinco ceros) se perdió en un año y medio”.

___

García Cano informó desde la Ciudad de México

Relacionados

Venezuela exige levantamiento de sanciones a EEUU y UE

Venezuela: gobierno incorpora a Saab a diálogos en México

Maduro reta a debate a presidentes de Uruguay y Paraguay

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.