Venezuela: Empresa Monómeros en Colombia está improductiva

·3  min de lectura

CARACAS (AP) — El gobierno del presidente Nicolás Maduro aseguró el jueves que la empresa venezolana de fertilizantes que opera en Colombia y que por casi tres años estuvo en manos de la oposición liderada por Juan Guaidó, es “hoy un cementerio” e improductiva, aunque la compañía hace sólo unos días afirmaba que está funcionando y abasteciendo un porcentaje de los mercados de varios países en la región.

En una declaración difundida por la estatal Venezolana de Televisión, el ministro de Petróleo Tareck El Aissami, afirmó que Monómeros Colombo Venezolanos S.A, otrora una de las empresas más productivas en territorio colombiano, está “con una capacidad de producción de 0%”.

Sin embargo, la empresa opera y abastece actualmente el 37% del mercado colombiano de fertilizantes y exporta a países como Chile, República Dominicana y Panamá, según dijo Monómeros hace una semana a The Associated Press a través de su oficina de prensa cuando aún estaba en manos de la oposición. El reporte oficial de la empresa indica que mientras en 2018 registró pérdidas por cerca de 15 millones de dólares, en 2021 alcanzó una ganancia neta de 13 millones de dólares.

La empresa de fertilizantes —con sedes en las ciudades colombianas de Barranquilla, en el Caribe, y Buenaventura, en el Pacífico— se convirtió en uno de los temas determinantes en el reciente restablecimiento de las relaciones entre los dos países, rotas desde el 2019.

El lunes, la administración de Maduro recuperó el control de la empresa de fertilizantes con el apoyo del nuevo presidente colombiano Gustavo Petro, que a diferencia de su antecesor, el ahora expresidente Iván Duque (2018-2022), reconoce a Maduro como gobernante legítimo de Venezuela. Maduro rompió relaciones con Colombia en 2019 argumentando que Duque impulsaba planes para forzar presuntamente su derrocamiento.

Tras su toma de posesión en agosto, Petro anunció su decisión de reanudar las relaciones con Maduro y respaldó los esfuerzos del gobernante venezolano de recuperar la empresa de fertilizantes. El Aissami señaló que se tienen evidencias que el deterioro que presenta la empresa formaría parte de un supuesto plan para acabar con su capacidad de producción y posteriormente justificar su venta a un precio muy por debajo de su valor. No obstante, no enseñó las evidencias.

Comentó que una nueva investigación se sumaría a otras causas abiertas desde el 2019 contra Guaidó y sus aliados por una serie de presuntos delitos relacionados con la empresa, que no especificó.

La Superintendencia de Sociedades de Colombia — la entidad estatal que vigila a las sociedades mercantiles en Colombia— en septiembre del 2021 sometió a Monómeros a una estricta vigilancia con el fin de subsanar "una situación crítica de orden jurídico, contable, económico o administrativo”.

La Superintendencia de Sociedades, luego de resolver una apelación pendiente, anunció el lunes que las autoridades colombianas reconocen la potestad del gobernante socialista de designar a los miembros de la junta directiva de la empresa. Monómeros presentó el recurso de apelación cuando todavía estaba bajo el control de Guaidó.

Guaidó dijo entonces que la intervención se debía a las “deficiencias” que tuvo el gobierno de Maduro en el manejo de la empresa antes del 2019, mientras que en junio pasado admitió que había sido imposible asegurar el correcto funcionamiento de Monómeros.

La disputa política por el control de Monómeros se libró en medio de una crisis mundial por los fertilizantes con elevados precios en el mercado como consecuencia de la guerra de Rusia y Ucrania.

Monómeros es uno de los activos de Venezuela en el exterior que, al ser una filial de Pequiven -- la corporación del Estado venezolano a cargo de producir y comercializar productos petroquímicos-- fue sancionada por Washington en 2017 para presionar a Maduro a dejar el poder, argumentando que el mandatario fue reelecto en 2018 en unos comicios fraudulentos.

Colombia, al igual que Estados Unidos, reconoció a Guaidó como presidente interino después de que él se declarara como tal mientras fue líder de la Asamblea Nacional.