Venezuela condena agresión a niño en escuela de Perú

·4  min de lectura

LIMA (AP) — Venezuela condenó el viernes la agresión física a un niño venezolano de 11 años en una escuela pública de la capital de Perú que dejó al menor con una lesión en el cuello y elevó el debate sobre el acoso en escuelas tras la ausencia de los estudiantes por dos años debido a la pandemia de COVID-19.

“Estamos iniciando las gestiones ante las instituciones del Estado peruano a fin de exigir la actuación inmediata a nivel escolar, policial, judicial en el propósito de que se aplique todo el peso de la ley a los responsables”, dijo la embajada venezolana en Lima a través de sus redes sociales.

La embajada dijo que el menor de 11 años, de iniciales J.Z.A, sufrió una “brutal agresión” en la escuela Víctor Raúl Haya de la Torre en la zona norte de Lima. Añadió que están prestando “todo el apoyo consular a la familia y el acompañamiento respectivo hasta la total recuperación de J.Z.A y el esclarecimiento del caso”. La familia del niño agredido afirma que un menor peruano golpeó al menor.

La familia del niño venezolano dijo a periodistas —mientras protestaba con carteles el jueves frente a un hospital para niños— que el menor fue agredido hace una semana durante el horario escolar y que las autoridades educativas no han investigado ni sancionado el caso. Perú cuenta con un sistema para reportar la violencia escolar, llamado SíseVe, pero el sistema no tiene la opción para ingresar la nacionalidad del agresor o del agredido, por lo que no existen reportes estadísticos de cuántos escolares venezolanos han sido agredidos.

Saraí Alvarado, la madre del niño agredido, dijo que su hijo tiene un esguince en dos vértebras de la región cervical. Explicó que tras una resonancia magnética se determinó una “hemorragia cerebral”. Por no tener seguro de salud, la familia gastó más de 2.100 dólares, una cantidad que es más de siete veces el sueldo mínimo local y que fue reunida gracias al apoyo de la comunidad venezolana.

“Mi hijo estaba siendo víctima del bullying desde hace tiempo”, dijo la madre, quien añadió que su niño era el encargado de apuntar las tardanzas en el aula de clases. Alvarado indicó que la agresión ocurrió cuando el agresor, que no ha sido identificado por las autoridades, llegó tarde y su hijo le indicó que iba a anotar su tardanza. Tras la agresión, las autoridades educativas se desentendieron y bloquearon a la madre del grupo de Whatsapp de la escuela, según Alvarado.

Luis Quintanilla, director regional educativo de Lima, dijo a la prensa que estaban ayudando a regularizar la situación legal de la familia para que accedan a un seguro de salud y un equipo de psicólogos estatales acompañarán al menor hasta su recuperación.

La agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) indicó en abril que los venezolanos en Perú constituyen casi el 3,5% de la población de unos 33 millones y que Lima —donde hay 1,1 millón de venezolanos— es la primera ciudad del mundo en cantidad de personas venezolanas desplazadas. El representante de ACNUR en Perú, Federico Agusti, dijo en abril "si Lima estuviera en Venezuela sería la tercera ciudad de Venezuela con el mayor número de venezolanos”.

Según datos oficiales de 2018 de la única encuesta a la población venezolana en Perú, el 20% de menores entre 5 y 17 años afirmó haber sufrido experiencias de discriminación y violencia. De acuerdo con cifras de 2019, del total de 8,1 millones de escolares en Perú, más de 91.000 eran venezolanos.

Un informe de UNICEF publicado en 2021 sobre la educación de escolares venezolanos en Perú reportó casos donde los propios maestros peruanos reproducían prejuicios sobre los venezolanos como “ladrones, delincuentes o peligrosos”. El informe también indicó que los casos de xenofobia fueron tratados por autoridades escolares como “casos aislados y no eran aprovechados por la escuela para generar una reflexión abierta sobre la migración venezolana y la importancia de la integración de esta población".

Saraí Alvarado, madre del niño venezolano, comentó que no culpaba al niño peruano agresor. “Para mi el hijo es inocente, para mi la culpable es la madre, el culpable es el papá del niño, porque los niños son los reflejos de los padres”, dijo. “Quiero justicia”, añadió.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.