Venezuela acusa de injerencia a otros países

BOGOTÁ (AP) — La canciller venezolana Delcy Rodriguez acusó el domingo a Colombia, México, Brasil y Argentina de injerencia en los asuntos internos del país para "satisfacer los intereses de Washington" y promover una "intervención".

Mientras que durante su programa "Domingo con Maduro", el presidente venezolano pidió a las autoridades una investigación sobre las acusaciones en la vísperas del alcalde del municipio el Hatillo, David Smolansky, sobre el uso de gases químicos durante de las manifestaciones el sábado.

"Ayer, un señorito de éstos, alcalde de un municipio del este, estaba tratando de acusarme a mí y al gobierno de haber usado armas químicas contra la población, algo grave. Es una de las cosas más peligrosas que se ha hecho contra la paz, a pesar de que ha venido de la mente de este 'alcalducho''', subrayó Maduro. "Yo pido a las autoridades que se investigue con mano de hierro al intento de que Venezuela sea intervenida militarmente por mensajes criminales y aventureros de este alcalde. Venezuela jamás en su vida ha tenido armas biológicas, químicas o nucleares. Los amos del norte de este 'alcalducho' sí tienen bastantes armas y misiles".

A través de una serie de mensajes en Twitter, Smolansjy solicitó "atención comunidad internacional: Cuidado y @NicolasMaduro empieza a usar armas químicas como está ocurriendo en #Siria".

"El 'Gas Rojo' que utilizó la GN tiene un químico paras que las personas se descompensen, vomiten y hasta puedan perder la vista", agregó en otro tuit.

Maduro exhortó además a quienes realizan actos violentos a hacer "política para la paz y que se sienten en la mesa de diálogo por la soberanía y la paz para que busquemos caminos de entendimiento para una Venezuela de prosperidad, de justicia y felicidad, que es lo que reclama la gran mayoría de los venezolanos".

Maduro aprovechó su programa para lamentar los ataques contra Siria.

"(Lo) que hicieron esta semana fue un crimen, nadie se puede tomar la justicia por su propia mano, nadie se puede tomar el derecho a violar la paz de otro país, de otro Estado y lanzarles misiles porque se le ocurrió", dijo el presidente.

El presidente denunció también que sectores extremistas de Estados Unidos tienen un plan intervencionistas contra su país, por lo cual convocó al pueblo venezolano a mantenerse en alerta.

"Desde estados Unidos se ha impuesto en el Pentágono una política extremista ultraderechista contra los pueblos del mundo. Yo no recibo órdenes desde embajadas, soy un presidente independiente y sólo dependo de un pueblo", aseguró.

Por su parte, tras una reunión con varios sindicalistas uruguayos en Caracas, Rodriguez alentó a gobiernos extranjeros a que "saquen sus narices de Venezuela. No tienen nada que pronunciarse sobre nuestro país".

"Quiero enviar un mensaje a esos gobiernos de derecha regional que están promoviendo la intervención de nuestro país", afirmó. "Cada minuto se están pronunciando en contra de los asuntos internos que ocurren en Venezuela y rechazamos y protestamos enérgicamente la posición transmitida por la cancillería de Colombia".

"A Colombia le decimos que vean a su propia realidad donde hay violación masivas de los derechos humanos, los que asesinan a líderes sindicales y campesinos", destacó. "A México le decimos que vean a su propia realidad, en lugar de estar en forma inmoral injiriéndose en los asuntos internos de Venezuela. Sabemos lo que ocurre en México, sabemos lo que ocurre en Colombia, sabemos lo que ocurre en Brasil: un gobierno nefasto que dio un golpe de Estado".

En referencia al gobierno de Argentina, la funcionaria añadió que el presidente Mauricio Macri "impuso el delito terrible de la corrupción", e implantó una "política neoliberal criminal en contra de los derechos socioeconómicos del pueblo argentino".

El sábado, detractores del gobierno de Maduro realizaron una gran marcha en Caracas que dejó al menos 17 heridos. El dirigente de la oposición y excandidato presidencial Henrique Capriles indicó que durante las protestas las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos.

Las tensiones se intensificaron luego de la decisión de la Contraloría General, vinculada al gobierno, de inhabilitar a Capriles para participar en eventos electorales durante 15 años, alegando supuestas irregularidades administrativas en la gobernación del estado Miranda, que dirige en la actualidad.

En los últimos dos años, la oposición venezolana ha perdido a dos de sus principales líderes: Leopoldo López, quien fue condenado en 2015 a casi 14 años de prisión, y ahora Capriles.

Al rechazar la sanción, Capriles denunció que su inhabilitación forma parte del "autogolpe" que, asegura, dio Maduro la semana pasada luego de las dos sentencias que emitió el máximo tribunal en que asumió las competencias legislativas del Congreso y limitó la inmunidad de los diputados.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió al gobierno venezolano que libere a los presos políticos y que rehabilite a dirigentes como paso inmediato hacia elecciones.

"La legítima autoridad democrática se ha perdido y el gobierno ha decidido por el autoritarismo y la represión para mantener un poder que no le pertenece, que le pertenece a los venezolanos. La autoridad debe volver a los venezolanos", concluyó.