Una venezolana de 18 años denunció que fue drogada y abusada en una entrevista laboral

LA NACION
·3  min de lectura

Una joven venezolana de 18 años denunció que fue drogada y abusada sexualmente por un comerciante al que contactó horas antes por las redes sociales para una entrevista laboral, informaron fuentes de la investigación.

El hecho se registró el pasado sábado cerca de las 14, cuando la joven -cuyo nombre se reserva para protegerla- fue citada a un local de la calle Paso al 600, en el barrio porteño de Balvanera, para realizar una entrevista laboral que había coordinado momentos antes por la red social Facebook.

Los repartidores en moto y bicicleta se sienten desprotegidos, a merced de la inseguridad callejera

Thais, la madre de la víctima, dijo a la agencia de noticias Télam que el acusado le pidió a su hija cenar el viernes para así "poder hablar sobre el trabajo", propuesta que fue rechazada por la joven, que finalmente arregló presentarse el sábado por la mañana.

Ante esa circunstancia, la madre le pidió que al llegar al lugar le envíe una foto del frente del comercio y los datos del dueño del lugar.

Finalmente, la joven arribó ese sábado al comercio, dedicado a la venta de indumentaria del rubro de la medicina, realizó la entrevista y comenzó a trabajar normalmente.

Según el relato de la mujer, durante la jornada de trabajo, el acusado le ofreció varias veces "un vaso de gaseosa o de jugo" que finalmente aceptó cerca del mediodía.

De acuerdo con su relato ante los investigadores, tras beber un vaso de agua comenzó a sentirse mareada, por lo que le envió un mensaje a su hermana explicándole la situación.

"Creo que el dueño de donde trabajo me drogó, porque me siento mareada", expresó la joven en el mensaje que envió a través de WhatsApp, en el que agregó la dirección en dónde se encontraba.

Coronavirus: murió una voluntaria de la vacuna china en Perú

La hermana de la joven avisó de manera urgente a su madre, quien se encontraba cerca del comercio.

La mujer enseguida denunció el hecho, por lo que personal policial arribó al lugar y encontró el local con las puertas cerradas y la persiana baja.

Tras llamar varias veces, la policía ingresó, detuvo al hombre y hallaron a la joven tirada sobre una escalera en el fondo del comercio con el torso desnudo y supuestamente bajo el efecto de psicotrópicos.

"Estaba drogada, con la ropa sucia, el torso desnudo y colocada así nomás una remera del hombre. La encontramos con la ropa interior mal puesta, descalza y con los cabellos revueltos", aseguró la madre de la víctima.

Rápidamente solicitaron la asistencia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), que asistió a la víctima y la trasladó al Hospital Ramos Mejía, donde fue atendida por una médica legista para establecer su sufrió un posible abuso sexual.

La causa quedó a cargo del Juzgado Criminal y Correccional N°15, a cargo de la jueza Karina Zucconi, quien imputó al hombre por el delito de "abuso sexual simple" y le concedió la libertad, aseguraron las fuentes.

Por su parte, la joven y su madre fueron asistidas por un gabinete psicológico, añadieron.

"Mi hija está muy mal porque le dieron la libertad al hombre. Ella está ahora con asistencia psicológica", afirmó la madre de la joven.

Por último, la mujer pidió justicia para su hija: "Es un violador que no debería estar suelto, sino estar preso esperando el juicio. La Justicia nos dijo que está libre porque no tiene antecedentes".