Venden reloj de Hitler en polémica subasta por 1,1 millones de dólares

·2  min de lectura

Un reloj que se cree que perteneció al líder nazi Adolf Hitler se vendió por US$1,1 millones un postor anónimo en una subasta en los EE.UU.

El reloj Huber, que data de la década de 1930, presenta grabados de una esvástica y las iniciales AH.

Subastado en EE. UU. por Alexander Historical Auctions, el reloj ha sido descrito en el sitio web del subastador como una “reliquia de proporciones históricas de la Segunda Guerra Mundial”.

El reloj es un reloj de pulsera Andreas Huber de oro reversible que probablemente se le regaló a Hitler el 20 de abril de 1933 en su cumpleaños número 44, cuando fue nombrado junto al excanciller Paul von Hindenburg ciudadano honorario de Baviera.

Este fue el “primer honor de este tipo en la historia de Alemania”, aseguró la casa de subastas.

El reloj presenta tres fechas: la fecha de nacimiento de Hitler, la fecha en que se convirtió en Canciller y el día en que el Partido Nazi ganó las elecciones en marzo de 1933.

El reloj fue encargado por el partido nazi (Alexander Historical Auctions)
El reloj fue encargado por el partido nazi (Alexander Historical Auctions)

El reloj fue encargado por el Partido Nazi o NSDAP (Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes) y ensamblado y grabado por la firma relojera alemana Andreas Huber, en Munich.

Según la casa de subastas, el reloj se tomó como recuerdo cuando unos 30 soldados franceses asaltaron el Berghof, el refugio montañés de Hitler, en mayo de 1945.

Posteriormente, se cree que el reloj se revendió y se transmitió de generación en generación.

Durante el gobierno de Hitler en la Alemania nazi entre 1933 y 1945, aproximadamente 11 millones de personas fueron asesinadas, seis millones de las cuales fueron asesinadas por ser judíos.

La subasta del reloj ha sido condenada por líderes judíos (Alexander Historical Auctions)
La subasta del reloj ha sido condenada por líderes judíos (Alexander Historical Auctions)

La subasta de su reloj ha sido condenada por líderes judíos, que querían cancelar la venta.

En una carta abierta firmada por 34 líderes judíos, la venta fue descrita como “abominable”.

“Esta subasta, ya sea sin saberlo o no, está haciendo dos cosas: una, ayudar a aquellos que idealizan lo que representaba el partido nazi. Dos: ofrecer a los compradores la oportunidad de halagar a un invitado o a un ser querido con un artículo que pertenece a un asesino genocida y sus seguidores”, aseveró el rabino Menachem Margolin, presidente de la Asociación Judía Europea (EJA), con sede en Bruselas.

Sin embargo, la casa de subastas dijo que la venta tenía como objetivo preservar la historia.

“Ya sea una historia buena o mala, debe ser preservada”, argumentó la vicepresidenta senior de Alexander Historical Auctions, Mindy Greenstein, a Deutsche Welle.

“Si destruyes la historia, no hay pruebas de que haya sucedido”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.